Descubren que usar Google dificulta la capacidad para recordar

Una de las áreas de investigación que me parecen más fascinantes es cómo debido a su neuroplasticidad el cerebro se cambia y se adapta al entorno, especialmente en los niños. Ya he escrito sobre algunos de estos “trastornos” inducidos por la web como el déficit de atención, la distracción por anticipación y el desdoblamiento digital de personalidad. Recientemente Helga Yagüe publicaba en The Inquirer los resultados del estudio Google Effects on Memory: Cognitive Consequences of Having Information at Our Fingertips de Betsy Sparrow1, Jenny Liu y Daniel M. Wegner psicólogos de las universidades de Columbia, Wisconsin y Harvard, según el cual la creencia de que Google recordará las cosas por nosotros hace que tengamos tendencia a no almacenarlas en nuestra memoria. Los psicólogos concluyen con la afirmación de que nos estámos empezando a simbiotizar con nuestra tecnología volviéndonos dependientes de ella, hecho que, por otra parte, no es nada nuevo ya que llevamos milenios dependiento de alguna forma de tecnología rudimentaria.

Haciendo experimentos de psicología casera, la semana pasada compré dos tablets. Uno para mi madre, quien tiene más de sesenta y cinco años, y otro para mi hijo que tiene dos. A mi madre le compre un Acer Iconia Tab con Android y a mi hijo un iPad. Los resultados de mi propio experimento confirman plenamente la hipótesis de la simbiosis. Una semana después de la adquisición, el escritorio de iPad presenta el aspecto que se muestra en la fotografía. El escritorio está lleno de iconos de juegos del App Store y el crio ha aprendido a usar YouTube. Pero lo más sorprendente ha sido el caso de mi madre. Sin haber usado jamás un ordenador en su vida, descubrió que Android tiene un interfaz para buscar por voz en Google y YouTube. Ahora va por ahí enseñándole a todo el mundo ortofotos aéreas del pueblo de cada cual. Se amplió la ADSL de 10Mb a 50Mb para tener más ancho de banda. Pero lo más flipante de todo es que se fabricó un atril de soporte para el tablet con una caja de leche Pascual, tijeras y cinta aislante. El niño está tratando de aprender inglés por sus propios medios con Phonic Songs y la abuela me cuenta cada mañana algo totalmente sorprendente que le preguntó ayer a Google.

Artículo relacionado: …ni mama ni papa el niño prefiere el iPad (Oskar García Castillo)

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Sin categoría, Usos sociales de la tecnología. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Descubren que usar Google dificulta la capacidad para recordar

  1. Perdón, pero lo he leído tres veces y [creo que] no me equivoco: ¿dices que le has comprado un iPad a tu hijo de DOS (2) años? ¿Y que usa YouTube? Macho, ¿qué has echado al mundo?

  2. marcis dijo:

    Hola Sergio, ¿has leído “The Shallows” de Nicholas Carr?

    El subtítulo es “lo que Internet está haciendo a nuestros cerebros”… curioso!

    Un saludo

  3. Pues si, se fijó en los gestos con los dedos y aprendió a hacer clic en el icono de Youtube y a navegar por los favoritos. No sabe buscar, pero puede interrumpir un video que no le gusta y cambiarlo por otro, y también ampliar y reducir las fotos en Flickr.

    Sobre Nick Carr, yo estoy convencido de que la tecnología modifica realmente el cerebro. Creo que los adolescentes tienen un cerebro estructuralmente diferente al nuestro y que por eso se adaptan tan mal a un sistema educativo diseñado por y para nosotros y no para ello.

    Lo que sucede con Carr, es que yo creo que de un tiempo a esta parte chochea un poco. “Cambios en el cerebro” no implica necesariamente “daños en el cerebro”. Si siempre pensáramos de la misma manera no habríamos evolucionado nada en los últimos 10.000 años. Mi opinión es que los jóvenes van a perder unas capacidades que nosotros tenemos en favor de otras nuevas y que ello globalmente será beneficioso para el progreso de la humanidad.

  4. Pingback: Concentración vs. Dispersión y el efecto de Internet sobre la inteligencia | La Pastilla Roja

  5. Pingback: Pérdida de tiempo social : Paradoja del Silencio

  6. Pingback: Lo que se lee en Facebook se recuerda más que lo que se lee en un libro | La Pastilla Roja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *