Internet y la caverna de Platón

Leyendo el artículo How the Internet gets inside us de Adam Gopnik en The New Yorker me ha dado por pensar que probablemente los que vamos camino de los 40 (o más) seamos la última generación para quienes los libros (incluidos los eBooks) tengan relevancia vital. Conozco mucha gente que aún guarda libros como si fuesen un tesoro pero honestamente creo que dentro de muy poco atesorar libros será algo tan absurdo y pasado de moda como seguir coleccionando LPs de vinilo.

Gopnik habla de los que creen que el uso (y abuso) de Internet es algo saludable para el intelecto, como Clay Shirky; de quienes, por contra, piensan que Internet influye nocivamente en la neuroplasticidad de los niños y les provoca irremediablemente síndrome de déficit de atención, como Nicholas Carr; y por último de los que, como Ann Blair, opinan que la transición actual del papel a Internet es sólo uno más de tantos cambios de paradigma en la historia de la humanidad.

El ensayo plantea la emergencia del entrelazamiento cognitivo como modelo de pensamiento colectivo y dice que las personas dependen de la memoria de otros tanto como la niegan, poniendo como ejemplo las parejas, que se llevan bien y se preguntan cosas el uno al otro, hasta que se pelean, y entonces a ninguno le conviene recordar objetivamente el pasado.

Hay una nota agridulce que da a entender que la red no hace necesariamente más libres a la opinión pública, sino que simplemente cambia su anterior esclavitud de unos medios a otros. Y que por mucho que avance la tecnología, las oligarquías siempre van un paso por delante en su uso manipulador. En lo cual, yo, personalmente, no concuerdo, pues me parece evidente que a la mayoría de los políticos y el resto de los poderes fácticos Internet les ha pillado simplemente con el paso cambiado.

Pero lo más interesante de todo es la vuelta a la alegoría de la caverna de Platón, que en el fondo es el fundamento de Matrix. Existe una tendencia creciente a pensar que el mundo real es lo que sucede en Internet y no es así para nada. En la blogosfera en particular, los internautas viven mayormente alienados de la realidad. Se discuten temas y se da importancia sucesos que a menudo tienen poca relevancia social mientras que a los asuntos más profundos, por complejos e incómodos para algunos, les cuesta llegar a portada. En definitiva, la blogosfera es a la esfera social lo que la prensa amarilla es a la prensa.

,

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Mitos, arquetipos y filosofía, ¿Dónde estamos? ¿Hacia dónde vamos?. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Internet y la caverna de Platón

  1. Pingback: Citas (y II) – Internet y la caverna de Platón : Un lugar en el mundo…

  2. Pingback: Tweets that mention Internet y la caverna de Platón | La Pastilla Roja -- Topsy.com

  3. Pingback: Día Garum Europa 2011 | La Pastilla Roja

  4. sushisan dijo:

    “En lo cual, yo, personalmente, no concuerdo, pues me parece evidente que a la mayoría de los políticos y el resto de los poderes fácticos Internet les ha pillado simplemente con el paso cambiado.”

    Estoy de acuerdo con lo que dices pero creo que confundes oligarquía con poder “altamente visible” como son los políticos. Los que controlan las economías (y por lo tanto el poder de los cuales los políticos son, en el mejor de los casos testaferros) no suelen interesarse de ese tipo de visibilidad. Estos si comprenden las tecnologías.

    Quizás desde esta visión el ensayo plantea su uso manipulador.

  5. Pingback: Cómo Internet modifica nuestras capacidades intelectuales y sociales | La Pastilla Roja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *