Trocando la libertad

Es, cuando menos, sorprendente el grado en el que estamos dispuestos a renunciar a nuestra libertad a cambio de que otros también renuncien a la suya, simplemente por el miedo que nos produce la idea de que pudieren llegar a ejercerla.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Mitos, arquetipos y filosofía. Guarda el enlace permanente.