Deuda Gerencial

Ben Horowitz comenta en su blog el concepto de Deuda Gerencial acuñado por Joanne Bradford derivado de la Deuda Técnica de Scrum.

La idea subyacente en ambas deudas es tan simple que a primera vista no merecería la pena casi ni comentarla: hacer una elección que reduce el coste a corto plazo pero lo aumenta más todavía en el medio-largo. Sin embargo, los ejemplos que pone Horowitz sobre porqué no hay que crear direcciones de departamento bicéfalas o porqué no retener a golpe de talonario a empleados que se quieren ir, son bastante buenos y no evidentes a primera vista.

El lo referente a la tecnología la deuda gerencial es muy relevante porque una de las mayores cuentas pendientes que suelen dejar los jefes salientes es su legado de compras tecnológicas que resolvieron un problema a corto pero crearon otro peor para cuando ellos ya no están en el cargo. Yo a esto lo llamo el vicio de la compra de esteroides.

Un ejemplo concreto: eres el CEO de una empresa que acaba de recibir una inversión de capital riesgo para iniciar su expansión internacional, quieres abrir nuevas sedes en varios paises y sabes que necesitarás herramientas para gestionar la fuerza de ventas. Entonces piensas que la única solución que te permitiría tener operativo en CRM en dos semanas en seis paises es un SaaS estilo Salesforce. Y como consecuencia de ello anclas a la empresa a una plataforma privativa que realmente desconoces, que no controlas y sobre la cual no sabes dónde obtener mano de obra cualificada para los desarrollos a medida. A corto ganas, ya que puedes decir a los inversores que habeis completado con éxito el hito de instalar el CRM en el primer trimestre, a largo pierdes cuando descubres según la vas intentando usar que no era la herramienta que realmente necesitabas para tu negocio concreto.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Adoptando Sw Libre en una Organización, Análisis Financiero del Software Libre, Casos Prácticos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *