Nadie es profeta en su tierra

Este sábado pasado organicé una reunión de la crema y la nata del emprendizaje en software. Por supuesto no estaban todos los que son, porque apenas había 20 personas, pero todas ellas eran de lo más florido que yo conozco en jóvenes emprendedores del software español.
A los largo de una animada y dilatada conversación, yo, personalmente, saqué las siguientes conclusiones:
1ª) La expectativa de facturación de una empresa que fabrique un producto de software y lo venda en el mercado español oscila entre unos centenares de miles y unos pocos millones de euros.
2ª) Para poder crecer por encima de los 10 millones de euros en facturación, la empresa necesita recurrir a aumentar su plantilla por encima de las 150 personas y obtener una parte significativa de sus beneficios por trabajos tipo body shop independientes del producto de software como tal.
3ª) La mayoría de los emprendedores (aunque no todos) afirman que les gustaría que la facturación de su empresa creciese al menos en un orden de magnitud, y que, además, dicho crecimiento les posibilitaría hacer cosas que ahora mismo no pueden y deberían hacer para mejorar las probabilidades de éxito de la empresa a largo plazo.
4ª) El crecimiento de la facturación es necesario, entre otras cosas, para poder acceder al capital riesgo privado, pues éste no evalúa operaciones de poca monta.
5ª) Los emprendedores están de acuerdo casi por unanimidad en que para crecer por encima de 10M€ es necesario salir a mercados exteriores. Además el objetivo nº1 es Estados Unidos. En Sudamérica perciben poco poder adquisitivo en los clientes potenciales. Y sobre Europa piensan que todavía no es un mercado único y que perviven barreras a la internacionalización en paises como Francia debido a recelos histórico entre paises miembros de la Unión.
6ª) Salir a mercados exteriores en solitario es muy costoso para una start-up española, principalmente por dos motivos: el desembolso económico que supone y el desconocimiento a priori del mercado exterior.
7ª) La gran mayoría de emprendedores opina que tiene productos de gran calidad que serían muy bien acogidos si tuviesen la oportunidad de presentarlos a clientes de paises extranjeros.
8ª) Los emprendedores que tienen experiencia trabajando fuera de España están de acuerdo en que la calidad de los programadores en España no es, en media, inferior a la de ningún otro pais. También afirman que conocen a una cantidad significativa de españoles que trabajan empleados en otros paises por falta de buenas oportunidades en España.
9ª) Los emprendedores piensan que, en general, se valoran más los productos extranjeros que los nacionales. Aunque esto parece ser un fenómeno generalizado en todos los países (“nadie es profeta en su tierra”).
10ª) Quienes están en contacto con la iniciativa del Málaga Valley dicen que la zona está llena de personas con gran potencial y que Málaga bien podría convertirse en una zona “exportadora de materia gris”.
11ª) Los emprendedores dan la bienvenida a ayudas públicas (o de cualquier otro tipo) pero creen que su negocio en ningún caso debe basarse en vivir de la cultura de la subvención.
12ª) Existe cierto recelo a las licencias Open Source. Muchos fabricantes de software consideran que las licencias OSI son excesivamente permisivas y se decantan, bien por abrir sólo una parte de su código, bien por crear licencias híbridas donde el código es abierto pero no gratuito.
13ª) Los pequeños empresarios están de acuerdo en que se beneficiarían de sinergias entre productos complementarios. Pero desconfían de las asociaciones puesto que en el pasado, en general, no han tenido buenas experiencias con este tipo de agrupaciones.
14ª) La principal sinergia percibida es aquella derivada de unir fuerzas para ganar capilaridad comercial. Muchos emprendedores confiesan que dependen las grandes empresas porque “aunque no hacen nada, tienen muchos vendedores en la calle”.
15ª) Algunos piensan que podría se beneficioso crear una pseudo-marca de tecnología española que agrupase varias empresas bajo un mismo paraguas.
16ª) Los emprendedores están contentos con la experiencia vital que les proporciona su empresa y, creen que están mejor que cuando eran asalariados y no añoran volver a trabajar por cuenta ajena.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Mercado y Oportunidades de Negocio. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *