La Comunidad contra tu negocio

Provocador el post el open source no es negocio de Diego F. Glez. en Serial Blogger comparando menéame con Fresqui, en el cual sugiere que depender demasiado de la opinión de la Comunidad puede ser más un handicap que una ventaja.
No estoy de acuerdo con la idea de que una comunidad amplia sea un inconveniente. Con una única excepción, cuando cada nuevo usuario te cuesta dinero extra, y cuanto más creces más pierdes, y, además, no existe una estrategia para cambiar dicha situación en el futuro.
¿Cuando es bueno dejar de escuchar a los clientes/usuarios? Yo pondría una regla del dedo gordo muy simple: cuando empiezan a hacer sugerencias que sólo generan gastos extra y no mejoran en nada la rentabilidad del negocio para el empresario.
En el caso de Internet, dejados a su libre albedrío los usuarios no pagarían nunca nada por ningún servicio. Me hacen gracia los estudios esos de mercado donde le preguntan a la gente: “Oiga, ¿usted querría tener correo en el móvil?”. Y responden en masa: “¡¡¡SIIII!!!”. Sólo que el encuestador se olvida (normalmente) de preguntar: “¿Y estaría dispuesto a pagar 500€ por un terminal con e-mail push y 12€ de cuota mensual por 1Gb de tráfico?” : “¡¡¡NOOO!!!”
Artículo relacionado: Does Web 2.0 bubble have a silver lining? (Martin LaMonica)
Post relacionado: Cambios en Fresqui e inversión en Menéame (Antonio Ortiz)

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Modelos de Negocio, Organizando la Comunidad. Modelos de Desarrollo. Guarda el enlace permanente.