Porqué el acercamiento integrado de iPhone y iPad triunfó sobre Android y TabletPC

2002 Bill Gates introduces the TabletPC 2010 Jobs introduces iPad Ahora que Microsoft está a punto de lanzar Surface es posible hacer un análisis retrospectivo sobre las razones de éxito de iPhone y iPad. Circula por la red una imagen aclamando que Bill Gates ya presentó el TabletPC en 2002 y entonces nadie le prestó atención mientras que sin embargo con el iPad, por el hecho de presentarlo Steve Jobs, Apple consiguió que los usuarios se mearan de gusto. El corolario que el avezado gurú de marketing saca (y que he omitido de la imagen) es que la gente es idiota. Puede que efectivamente exista mucha gente idiota, pero, en general, basar una táctica de marketing en la idiotez no es una buena idea, y desde luego no es la razón de que iPad fuese un bombazo.

La auténtica razón de que iPhone y iPad se convirtiesen en un éxito instantáneo tiene que ver con la teoría de la disrupción tecnológica de Clay Christensen según la cual en sus orígenes cualquier tecnología disruptiva sólo es aceptable para un puñado de adoptadores tempranos y dicha innovación triunfa y se consolida si consigue mejorar técnicamente más rápido que las expectativas de los usuarios. Si el progreso técnico es lo suficientemente rápido entonces se alcanza un punto en el cual los usuarios no están dispuestos a pagar más por las mejores y es ahí donde los fabricantes empiezan a invertir en abaratar el coste para convertir el producto en mainstream en lugar de añadirle nuevas mejoras a mayor precio.

Disruptive Technology

Los TabletPC no habían alcanzado el suficiente progreso tecnológico principalmente por dos motivos:

1º) No habían sido capaces de deshacerse del ratón. El ratón es un dispositivo antinatural. A todos los usuarios noveles les cuesta entender su funcionamiento. Mi hijo de tres años entiende perfectamente cómo funciona su iPad pero no entiende todavía cómo funciona mi TabletPC, le desconcierta tocar la pantalla y que no suceda nada evidente porque incluso sin el dispositivo físico en los TabletPCs el puntero seguía estando ahí.

2º) La integración entre hardware y software no era lo bastante buena. El Slate de HP era grueso y se calentaba debido a su procesador Intel, además de que su software no estaba perfectamente integrado con el hardware y se experimentaban demoras en la experiencia de usuario al tocar la pantalla.

Hay otros motivos de éxito, por supuesto, el diseño, o el que el 80% de los usuarios de iPhone usen la última versión mientras que sólo el 7% de los de Android lo hagan.

La moraleja es que para introducir un producto disruptivo hay que dominar la disrupción en todos sus componentes hardware y software porque de lo contrario una manzana podrida echa a perder el cesto. Un buen ejemplo de ello: en 1984, tras la estela del exitoso ZX Spectrum, Sinclair Research lanzó el QL, se trataba de un ordenador pesonal portentoso para su época que, sin embargo, contenía dos errores fatales, la elección de microdrives en lugar de unidades de disco flexible como almacenamiento, y un teclado poco apropiado para escribir intensivamente.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Disrupción, Tecnologías Emergentes. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Porqué el acercamiento integrado de iPhone y iPad triunfó sobre Android y TabletPC

  1. Pingback: Internet is a series of blogs (CXL) | The Last Blog

  2. Pingback: Internet is a series of blogs CXL

  3. Roberto dijo:

    NO se le puede llamar triunfo a que iphone tenga menos del 30 % del mercado y que ipad haya bajado de ser unica al 50 %. Tomando en cuenta que esta tendencia parece irreversible, es remarcable que Apple se mantenga o que su caida sea lenta, pero no puede con Android, es imposible llamar triunfo a perder mercado.

  4. Pingback: Apalancamiento de productos y servicios | La Pastilla Roja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *