La economía de la escasez del ancho de banda

La presunta escasez de ancho de banda es el tema que dirige el debate sobre la neutralidad de la red. Ya he escrito recientemente sobre ello en la balcanización de Internet pero como no me gustan los posts largos volveré sobre un punto que me dejé anteriormente en el tintero, la economía de la escasez del ancho de banda.
Las telcos, y no sólo Telefónica, dicen que la demanda de ancho de banda crece a un ritmo insostenible y que si no se limita su uso la red se colapsará ¿Es eso cierto?. Bien, en parte. Existe un cuello de botella, ciertamente, pero no está en la infraestructura de Internet en si misma, sino en la “última milla” hasta la casa del cliente, que es lo que las telcos tratan ferozmente de controlar, tanto por el cable como por las ondas.
Existe un principio económico bien conocido por el cual en cualquier mercado el que gana dinero es quien controla el recurso escaso. Y en gran parte de eso se trata con el ancho de banda, de crear un recurso artificialmente escaso de modo que su precio sea alto. La escasez tiene en este caso, además, otra ventaja y es que implica menos inversiones en infraestructuras.
Alfredo explicaba recientemente porqué necesitamos redes públicas de telecomunicaciones, y el tema no es nuevo, hace ya más de seis año que escribía sobre la escasez del espectro radioeléctrico mucho menos escaso aún tras el apagón analógico. Enrique Dans arremetía ayer contra Telefónica en un artículo de Inés Abril y Marimar Jiménez en Cinco Días diciendo que Telefónica ha abierto la caja de los truenos “pretendiendo crear una imagen de carestía inexistente”.
Sea o no cierto lo que dice el consejero delegado de Telefónica Julio Linares acerca de que se está produciendo un “grave desacoplamiento entre el crecimiento del tráfico, el coste de la red, los ingresos que genera y la tensión en la inversión”, aquí lo que tenemos es un recurso necesario para el buen funcionamiento de la sociedad del conocimiento, el ancho de banda, y dicho recurso se ha privatizado y está en poder de un oligopolio con intereses puramente crematísticos. Y en la disputa que enfrenta al oligopolio con la ciudadanía los gobiernos deben tomar posiciones claramente a favor de la ciudadanía.

Actualización: The Coming Mobile Data Apocalypse (Stephen O’Grady)

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Patrimonio Común de Innovación, ¿Dónde estamos? ¿Hacia dónde vamos?. Guarda el enlace permanente.