Qué hacer cuando no se encuentra empleo

Este post es continuación del anterior ¡Para la crisis! crea una empresa (y verás…) que ya había quedado algo largo y negro.
¿Hastiado de buscar empleo por cuenta ajena sin éxito y planteándote el emprendizaje?
He aquí mi opinión de lo que se puede hacer para arrancar un negocio propio con pocos recursos.
1º) ¡No montes una empresa! O, al menos todavía no. Una empresa existe para atender un mercado. La empresa no hará aparecer milagrosamente a compradores deseosos de gastar su dinero en bienes y servicios. Y para una microPyME de reciente creación un mercado es algo en realidad bastante sencillo, consiste en alguien que tiene una determinada cantidad de dinero y quiere gastarlo a corto plazo. Ese alguien puede ser una sola persona o varias o muchas personas. Es decir, lo primero de todo es encontrar un filón de oro.
2º) Una vez hallado el filón el siguiente paso es averiguar cómo acceder hasta él. Si es el jefe de un departamento de una gran empresa, necesitará comprarle a un proveedor homologado o de confianza. Si los clientes son muchos y pequeños hay que se capaz de explicar cómo se conseguirá una buena capilaridad comercial. La regla general del dedo gordo es que el tamaño del cliente es inversamente proporcional al tamaño del proveedor, por eso la mayoría de las start-ups que nacen siendo PyMEs con la misión de atender a otras PyMEs acaban fracasando debido a la falta de recursos para la comercialización.
3º) En el momento de la venta, presentar la empresa por lo que és. Si se trata de una microPyME de uno consigo mismo no hay que acomplejarse ¡fantástico! los grandes superhéroes trabajan solos y ¿quién no desearía subcontratar a un superhéroe para que le hiciese el trabajo sucio?
4º) En el momento de ir a presentar a cobro la primera factura es cuando hay que plantearse si constituir formalmente alguna estructura societaria. Existen básicamente tres formas de cobrar una factura:
4.1) Pedirle a alguien que tenga ya creada una empresa que la presente por nosotros y luego nos la repague como autónomos. Esto tiene la ventaja de que sólo se paga la cotización a la seguridad social del periodo ofialmente trabajado para la empresa intermediaria.
4.2) Darse de alta en el régimen autónomos. Lo cual acarrea un coste fijo mensual de unos 300€.
4.3) Constituir una sociedad limitada, cooperativa o de otro tipo. Lo cual yo sólo recomendaría si se tienen socios porque emprender en solitario es muy duro.
5º) Llegado el momento propicio para constituir una sociedad la primera regla es no gastar ni un céntimo que no sea necesario. La mayoría de las cosas que un emprendedor principiante cree que se necesitan para montar un negocio bien no se necesitan realmente bien pueden obtenerse de forma gratuita o muy barata. Este es el momento de recurrir a viveros empresas o a otro tipo de ayudas.
6º) La viabilidad de la empresa no debe depender en modo alguno de la consecución de alguna subvención. Las subvenciones están muy bien, y, a veces, hasta es fácil conseguirlas (si se cumplen los requisitos) pero por lo general es más productivo emplear el tiempo intentando sacarle dinero a los clientes que intentando sacárselo a las administraciones públicas, a menos, claro está que el modelo de negocio de la empresa esté intrínsecamente basado desde el principio en las subvenciones y sólo en las subvenciones (y de empresas especializadas en el mercado de las subvenciones hay muy buenos ejemplo por ahí).
7º) No escuchar los consejos del cónyuge, ni del padre ni del hermano, ni de nadie que no tenga experiencia real como empresario. El consejo típico de la parentela suele ser “habla como amigos pero pacta como enemigos”. Y pocas cosas hay más rápidamente letales para una sociedad que la sensación de que unos socios no se fian de otros.
8º) Una vez que la empresa esté en marcha hay que dedicar, como regla muy general, un 20% (como mínimo) del tiempo a vender, un 10% (como máximo) del tiempo a gestionar y un 70% (como máximo) del tiempo a producir. Las ventas son la savia vital de una empresa, y la burocracia su cáncer. En la medida de lo posible conviene externalizar desde el principio todas las tareas burocráticas no esenciales.
De parado a empresario.
El libro de Borja Prieto que explica cómo salir del paro montando una empresa.
Posts relacionados:
10 estupideces de los emprendedores noveles
Cosas que no te contarán en un MBA
España no es pais para viejos

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Emprendizaje, Mercado y Oportunidades de Negocio. Guarda el enlace permanente.