La decadencia del éxito

El software, como todas las grandes obras, cuando alzanza un determinado nivel de éxito se vuelve inevitablemente decadente.
Esto es así porque en un software maduro, toda la componente inicial de innovación está superada. Y, además, es muy difícil incorporar ideas radicalmente nuevas sin re-escribirlo prácticamente entero desde cero.
El tiempo del equipo empieza entonces a consumirse en dar soporte a una creciente y heterogénea base instalada de usuarios. Y dicha fase de mantenimiento no suele ser nada divertida. Es cuando los problemas son si se soporta gaélico o feroés, si funciona con tal o cual driver, en esta o la otra plataforma. Problemas de que al software le falta una tuerca y no funciona, aunque es una tuerca fastidiosamente laboriosa de colocar.
Esto lo relata Andy Wingo sobre GNOME, en su post GNOME in the age of decadence, cuando dice que ha dedicado miles de horas a guile-gnome pero que ahora que está listo para lanzar un API estable, no le apetece para nada emplear más tiempo empaquetando otro botón en otro hbox.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Software Libre. Guarda el enlace permanente.