Polémica sobre Debian Etch

VivaLinux! se hace eco de la polémica sobre la demora de Debian 4.0 Etch, originada, al parecer por la diferencias surgidas alrededor de la iniciativa Dunc-Tank impulsada por el líder del proyecto Anthony Towns y a la cual se opone otro grupo encabezado por Joerg Jaspert.
El fin de Dunc-Tank es insuflar dinero en Debian para evitar que las versiones sufran los retrasos ya habituales en los lanzamientos. Retrasos que fueron, en parte una de las causas de la aparición de Ubuntu.
Lo opositores argumentan que retribuyendo a los desarrolladores se crearía un sistema de clases que dividiría a la comunidad Debian y, en última instancia acabaría por destruirla.
Yo soy desconocedor del asunto Dunc-Tank en cuestión, ni siquiera soy desarrollador de Debian, así que mi opinión no vale nada. No obstante, opino que si uno cree en el lema ese de “release soon, release often” (yo no creo en el) entonces buscar formas de acelerar el ciclo de producción de builds es lo más lógico del mundo.
Por otro lado, creo que retribuir a los contribuidores más destacados no destruiría la comunidad, sino que, antes al contrario la fortalecería. Abraham Lincoln dijo en una ocasión que “la auténtica igualdad es tratar diferente a quién es diferente”. Una de las bases de la meritocracia es que si no todos los desarrolladores contribuyen por igual, entonces no todos deben ser recompensados por igual.
Posts relacionados:
Llega Debian Sarge
El futuro de las grandes distros

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Modelos de Negocio. Guarda el enlace permanente.