Cosas que son demasiado fáciles

Una de las diferencias entre el mundo académico y el laboral es que en las universidades (al menos las españolas) existe un re-gusto casi mórbido por lo complejo. Mientras que en el trabajo cotidiano sucede justo lo contrario: las cosas están pensadas para ser fáciles, de otro modo, y teniendo en cuenta el porcentaje de gente lerda que existe, no se podrían desempeñar las adecuadamente tareas diarias.
¿A alguien le suena la regla del 3-4-5? La usan los obreros para hacer ángulos rectos. 3²+4²=5² y así pueden evitar usar el teorema de Pitágoras directamente.
Por desgracia, cuando algunas cosas se vuelven demasiado fáciles, surgen problemas. Ejemplos de cosas demasiado fáciles hay muchos:
• Endeudarse
• Comprar tabaco
• Ir al médico
• Presentarse como candidato político
• Llamar a un teléfono móvil
• Escribir un e-mail
• Abrir un blog
• Hacer un cambio en un programa
• etc. etc.
¿Qué tiene de malo que escribir un e-mail sea demasiado fácil? Pues sencillamente que la gente abusa de correo electrónico (y no sólo con SPAM) lo mismo que del teléfono móvil, que es la herramienta más perversa de robo de tiempo ajeno que ha inventado la humanidad.
Algo similar pasa con los blogs, se están creando a un ritmo de 100.000 al día. Lo cual degrada la calidad media de la blogosfera. Hasta hace poco tener un blog era lo más supercool y supermoderno, incluso se siguen haciendo rankings de “blogs influyentes”, dentro de poco el blog será la bitácora del vulgo más contaminada y tergiversada que informativa.
Y por último, por la parte que me toca, odio los lenguajes de scripting y todas las herramientas de desarrollo rápido que sólo nos han traído la filosofía de “Paco esto tenlo listo para mañana”. Programar en ensamblador con 16Kb y programas re-entrantes era igual de divertido que hacerlo en Rails o en lo que toque ahora, y, al menos, los clientes no asumían que el software es algo así como las setas, que crece en el servidor por la noche y está listo para hacer un guiso en la mañana.
• Si fuese ilegal dar créditos a más de 15 años la gente no estaría tan endeudada.
• Si fuese estuviese prohibido vender tabaco fuera de los estancos la gente fumaría menos.
• Si hubiese que pagar una franquicia de 1€ por cada visita al médico, las urgencias no estarían colapsadas.
• Si hubiese que aprobar oposiciones a político la mayoría de los actuales estarían en la cola del paro.
• Si escribir un e-mail costase un céntimo no habría spam.
• Si hubiese que documentar por anticipado cada cambio que se hace en un programa y pasar la documentación por un registro, la gente se tomaría la informática mucho más en serio.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Casos Prácticos. Guarda el enlace permanente.