Fabrícate un mercado

Hace un par de días quedé a cenar con mi viejo amigo Héctor Campillos de EQUIN. Héctor dirige una empresa familiar de componentes e ingeniería electrónica que ha sobrevivido a la desintermediación, la competencia de grandes empresas, y la caída de los márgenes. Su producto estrella son las máquinas de vending y el hardware para aparcamientos privados. Durante la cena me contaba que su padre levantó la empresa porque se fabricó un mercado para él mismo.
La primera persona a la que le oí algo similar fue a mi estimado ex-compañero de Meta4, Pablo Ruiz de Elvira. Cuando trabajaba en la ahora extinta NewKnow, Pablo me dijo: “mira en NewKnow lo que intentamos hacer es algo como si alguien llevase toda la vida haciendo la contabilidad con libros y, de repente, les mostramos algo llamado Excel”.
En aquel entonces pensé que ya es bastante difícil es moverse en la dirección de la corriente de mercado, como para complicarse la vida aún más yendo contra corriente, e intentando crear un mercado que no existe. Quizá debido a esa gran dificiltad fue, entre otras cosas, que NewKnow no prosperó.
Últimamente, sin embargo, he cambiado de opinión: a veces la única forma de sobrevivir es crear un mercado a tu medida donde los competidores tengan que jugar en tu terreno y con tus reglas. Leyendo iCon, la biografía de Steve Jobs escrita por Young & Simon, uno llega a la conclusión de que el tremendo éxito de duo Jobs+Wozniak fue que de hecho crearon un mercado que no existía, y luego lo continuaron haciendo en cosas como Pixar y iPod.
Héctor me recordaba una frase célebre de nuestra profesora de filosofía, decía: “en esta vida o te aclimatas o te aclimueres”. Quiza también haya una tercera vía: si no te gusta el clima ¡cambialo!.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Mercado y Oportunidades de Negocio. Guarda el enlace permanente.