El futuro de las grandes distros

Ahora que por fin se ha publicado Debian Sarge empieza a consolidarse el teatro de operaciones para el despliege de las grandes distribuciones de Linux.
Esencialmente hay 3 grupos contendientes:
– las distros de control privado (Red Hat y SUSE),
– Debian y sus derivados
– jugadores de nicho, tanto basados en comunidad (Slackware, Gentoo) como privados (Mandriva).
RedHat y SuSE.
Para RedHat y SuSE el foco se halla en el soporte a servidores corporativos y en penetrar a través de las herramientas de GroupWare en las empresas . Novell tiene su propia y variopinta oferta de servidores para trabajo en grupo. RedHat por su parte acaba de obtener soporte para Open-Xchange Server 5 que hasta ahora sólo estaba disponible para SuSE Linux Enterprise Server.
Para mi, no está nada claro que Novell pueda desplazar a Microsoft en el entorno corporativo. Algo similar ya lo intentaron sin éxito Oracle y Sun con los Network Computers. Recordemos que la oferta básica de los NC eran menores costes en hardware cliente y menores costes de administración a cambio de tener un PC menos potente, de migrar las aplicaciones y de invertir más en servidores. En aquella ocasión, los usuarios, que estaban cómodos con la potencia de su PC multifuncional y los precios ultracompetitivos del hardware desplazaron los intereses de los vendedores y los administradores de sistemas.
Microsoft podría responder con un abaratamiento de los precios de licencia del entorno Exchange que desincentivasen el proceso de cambio.
Otro factor clave es la posibilidad de correr sobre Linux aplicaciones propietarias desarrolladas originalmente para Windows.
El Proyecto Mono va en esta dirección. Aunque sería mucho mejor un modo de compatibilidad binaria como la que tenía Windows con MS-DOS. Es genial poder escribir aplicaciones con Visual Studio y correrlas en Mono pero de todas formas .NET tampoco ha alcanzado las expectativas de mercado que generó en su lanzamiento y aún existen muchísimas aplicaciones con la tecnología ASP, VB 6 y C++.
Novell podría, no obstante, realizar una cantidad suficientemente grande de ventas estratégicas como para garantizarse una vaca lechera por varios años, similarmente a la forma en la que IBM vendió y ha mantenido Lotus Notes a capa y espada como plataforma de trabajo en grupo en algunas de las mayores empresas.
El nuevo Open Solaris también tiene un papel importante que jugar en el mercado de servidores corporativos. Si bien Sun falló en desplazar a Linux del mercado en los 90 cuando aún era débil, ello no significa que Solaris esté muerto. Técnicamente, Solaris no es Linux (es un fork de BSD) y, además, Sun tiene consolidada desde hace tiempo su propio catálogo de productos desde directorios LDAP hasta servidores J2EE.
Debian y sus derivados
La estrategia de Debian debe ser capitalizar la coordinación entre todos sus productos derivados. Debian es más que un sistema operativo, es un gran conjunto de aplicaciones. En este sentido el divorcio temprano de Ubuntu no ha contribuido a la sinergia del proceso. Claro que el posicionamiento de Ubuntu es, precisamente, distanciarse de Debian para ofrecer algunas características diferenciales, si no, ¿qué sentido tendría un derivado que fuese simplemente un rebranding de Debian?
Debian está desmostrando tener un gran potencial en sectores que requieren coste cero y poder realizar adaptaciones locales que son muy difíciles de asumir por una distribución privada.
Debian es la distribución favorita entre los programadores, y ahora, que parecen dispuestos a no repetir el larguísimo ciclo de lanzamiento de Sarge, puede beneficiarse del marketing viral boca a boca entre los técnicos.
Jugadores de nicho.
A diferencia del mercado de Office, que tiende de forma natural a que exista un aplicativo único, el mercado de escritorio admite que existan diversos productos posicionados para segmentos de usuarios diferentes.
En el pasado era imposible mantener una hoja de cálculo que no fuese la nº 1, porque los costes de I+D, marketing y distribución eran muy elevados, es por eso que Excel batió a Quattro Pro y a Lotus 1-2-3 con una estrategia de dominio de mercado por fuerza bruta.
En cambio, los costes de I+D y marketing de los fabricantes de distribuciones son menores, lo cual permite sobrevivir explotando nichos de mercado más pequeños.
Para beneficiarse aún más de un desarrollo común, Mandriva Progeny y TurboLinux crearon la iniciativa Linux Core Consortium (LCC) en noviembre de 2004, para tener una base de código común con un ciclo predecible de lanzamientos entre 18 y 24 meses. La idea tiene sentido pero no es fácil de poner en práctica. Conectiva, SuSE y TurboLinux ya se habían unido detrás de Caldera (SCO) abandonada tras las demandas de SCO contra Linux. Y, no muy lejos también, está el pasado enterrado de United Linux.
Cuotas de mercado para el escritorio
En DesktopLinux pueden leerse los resultados de un estudio del mercado de escritorio Linux en el que se muestra un panorama con 3 líderes: Mandriva, SuSE y RedHat y un fuerte descenso de Debian. Sin embargo, se debe considerar, se gún el propio estudio, que la caída de Debian no es tal porque muchos de los usuarios que abandonan Debian lo hacen en favor de un derivado como Linspire, Ubuntu o Xandros.
Cuotas de mercado para servidores
La últimas estadísticas de servidores Linux de Netcraft muestran que RedHat mantiene el liderazgo en el segmento de servidores. Sobre todo gracias al crecimiento de Fedora (la distro basada en comunidad patrocinada por RedHat).

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Mercado y Oportunidades de Negocio. Guarda el enlace permanente.