Software Libre, Confianza, Fiabilidad y Certificaciones.

He perdido la cuenta de las ocasiones en las que he oído en un proyecto informático que se hace esto o aquello para estar seguros de que no falle. La seguridad es uno de los productos más vendidos en el mundo. Todos queremos reducir la incertidumbre y vivir en la tranquilidad de que tenemos un futuro si no enteramente predecible al menos libre de catástrofes.
Hablando con responsables de la administración, es fácil oirles recalcar la importacia de iniciativas como Compatible Linux para garantizar la confianza en compras públicas de Software Libre.
La empresa privada ha captado el mensaje. Recientemente asítí a una presentación de Julián Rubio, director de Novell España, en la cual la primera palabra que aparecía en la oferta de Novell sobre SUSE era “certificaciones”. Y lo propio podría decirse de IBM, HP, Sun y otros fabricntes.
Hay que solventar el tema de las certificaciones. Pero, al margen de ellas, por motivos que expondré a continuación, escoger Software Libre es la mejor forma de reducir al mínimo el nivel de riesgo e incertidumbre.
El software libre es seguro porque los fuentes son visibles.
La visibilidad en los fuentes es la única manera real de garantizar que un programa carece de troyanos o puertas traseras. No es casualidad que las instalaciones de mayores requisitos en seguridad en EE.UU. Estén basadas en un sistema operativo libre como BSD.
El software libre es seguro porque muchas más personas lo han revisado.
CuaNdo se publica un software popular puede llegar a ser revisado por miles de personas. No importa es esfuerzo de inversión que haga una empresa aislada. La estrategia de divide y vencerás es mucho más eficaz. Es por esto que a Microsoft le ha costado tanto esfuerzo cerrar los bugs de seguridad de Windows e IE.
El software libre es seguro porque más personas saben cómo funciona por dentro.
Los Cowboys del Espacio tuvieron que llamar a un septuagenario (y gruñón) Clint Eastwood porque era el único que sabía cómo funcionaba un satélite ruso. Esto no sucede con el software libre gracias a que su funcionamiento interno es público.
El software libre es seguro porque se pueden arreglar fallos críticos rápidamente.
Una de las leyendas que ha forjado el software libre es la velocidad a la que se solucionan los problemas graves. A veces aparecen parches al cabo de tan sólo unas horas de la identificación de error.
El software libre es seguro porque se puede adaptar a necesidades cambiantes.
La oferta actual de los fabricantes de software repite una y otra vez el mismo memnsaje: nuestro programa se adapta a las necesidades cambiantes de tu negocio. Esto es una promesa difícil de cumplir cuando todos los estándares y los interfaces son cerrados y propietarios. El único software que es como plastilina y se puede adaptar realmente a cualquier cosa es el software libre.
El software libre es seguro porque la licencia no ata al cliente en ninguna forma.
Aunque una licencia EULA (End User License Agreement) pueda ser en principio aceptable, el fabricante puede imponer un cambio de licencia en las actualizaciones. En una nueva versión, por ejemplo, puede dejar de licenciar por máquina y pasar a licenciar por CPU. Esto puede suponer el doble de gasto en licencia de un plumazo y sin ninguna capacidad de maniobra del cliente. Las licencias de Software Libre protegen al cliente otorgándole unos derechos irrenunciables que garantizar la continuidad del uso del programa sin cambios en la condiciones económicas ni legales.
El software libre es seguro porque tiene el respaldo de grandes fabricantes.
IBM, por ejemplo, soporta SUSE en eSeries, pSeries y zSeries. Se puede ejecutar SUSE con garantías desde en un PC hasta en una partición de un mainframe.
Es común intentar presentar a los evangelistas del software libre como chiringuitos de cuatro colegas sin capacidad operativa ni fiabilidad en la calidad de servicio. Aunque es cierto que esxisten muchos proyectos pequeños también los hay con el respaldo de los mayores fabricantes.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Tecnologías Libres. Guarda el enlace permanente.