Prólogo

Por Miguel de Icaza

La primera vez que ví a Juantomás estaba detrás de una pierna de jamón y tenía en una mano un cuchillo y en la otra una baguette. Juantomás era parte del grupo de entusiastas usuarios de Linux que representaban a España en el Congreso del año 2000 de París.

Congeniamos inmediatamente: ambos teníamos una pasión por el Software Libre y esperábamos verlo crecer. En ese mismo viaje invité a Juantomás a caminar a un restaurante que conocía yo, le dije al grupo que el restaurante quedaba a unos veinte minutos. Estaba a dos horas de distancia caminando, pero Juantomás llegó al final. Lo mismo ha pasado con Linux: en el 2000 esperábamos que fuera adoptado masivamente en seis meses y ha tomado un poquito más de tiempo, pero la espera ha valido la pena.

Linux ha madurado tanto en el servidor como en la estación de trabajo a pasos agigantados. Hace tres años, Linux era una solución robusta en el servidor y empezaba a tener los componentes necesarios para llegar al escritorio. Desde entonces, aquellos que trabajamos en hacer que el Software Libre sea adoptado en las estaciones de trabajo, hemos aprendido muchas lecciones e integrado las mejoras que los usuarios nos han pedido.

En el año 2001, la Fundación GNOME fue lanzada para ayudar a dirigir el proyecto y resolver los p roblemas de organización de un proyecto que había pasado de ser de dos programadores a ser un esfuerzo internacional. La Fundación y sus miembros ayudaron a que GNOME fuera el primer sistema libre accesible (ganó el premio Helen Keller de accesibilidad en 2003), ayudó a repensar la dirección del escritorio y, después de tres años de trabajo, tenemos uno de los sistemas más completos, usables y fáciles de utilizar. El compromiso de la Comunidad GNOME a crear una plataforma totalmente libre se vio también reflejada cuando Sun adoptó GNOME como su escritorio oficial y contribuyó intensamente a su desarrollo. Este mismo año surgieron los principios de dos alianzas importantes: la decisión de usar Mozilla como nuestra tecnología de navegación y ayudar a desarrollar OpenOffice.

A principios de 2002 teníamos todos los elementos necesarios: Evolution, GNOME, Mozilla y Open- Office. Éste es el año de las primeras pruebas a gran escala y el año en que aprendimos a integrar lo que los usuarios pedían. Esto llevará directament e a los sonados éxitos del año 2003: la adopción en grandes grupos del escritorio libre en las Administraciones Públicas y en las empresas. En 2003, Alemania, Brasil, España y Thailandia se robaron los encabezados con sus grandes proyectos de reducción de costos, independencia tecnológica y programas de inclusión digital. En gran parte, gracias al trabajo de miles de voluntarios, corporaciones y gobiernos trabajando en conjunto para contribuir a la causa común.

Dejo que los autores nos platiquen sobre este fenómeno.

Miguel de Icaza

Puedes descargarte el prólogo completo en la sección Capítulos Liberados.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz