La diferencia entre una PyME y una Start-up

En Estados Unidos, aunque existe el acrónimo SME (Small or Medium Enterprise), en Silicon Valley prácticamente no se usa.
De alguna manera los estadounidenses asumen que una empresa joven debe crecer hasta dominar un nicho de mercado, ser adquirida por otra mayor o echar el cierre.
Una PyME no es lo mismo que una start-up. Una PyME es simplemente una empresa pequeña, mientras que una start-up es una empresa que se monta para experimentar con una nueva idea o modelo de negocio.
En España estamos obsesionados con las PyMEs. PyME por aquí, PyME por allá. Y lo digo sin pizca de ánimo despectivo, pues yo mismo regento una PyME TIC, y muy digna, desde hace ya diez años a mucha honra. Ni tampoco voy a romper una lanza a favor de las empresas mastodónticas de los oligopolios, ineficientes, politizadas y administradas por reinos de taifas.
Pero el objetivo al promocionar las pequeñas empresas no debe ser sólo ayudarlas a nacer y a sobrevivir. Sino ayudar a la PyME a que crezca y e innove. Y para crecer e innovar amenudo hay que dotar a la PyME de recursos muy superiores a sus fondos propios. Esto es lo que hace en definitiva el capital riesgo, a ningún inversor le interesa meter su dinero en una PyME para que en cinco años esta siga siendo una PyME.

Posts relacionados:
Más o menos en qué consiste montar un negocio de tecnología
No eres una startup (Ángel María Herrera Burguillo)

Presentación relacionada:
10 business models that rocked 2010 (Nick De Mey)

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Casos Prácticos, Emprendizaje. Guarda el enlace permanente.