Sobre la percepción del Open Source en EE.UU.

En general, en EE.UU. existe todavía mucho menos sensibilidad e interés por el Software Libre que el Europa. Allí la industria clásica del software privativo aún es muy potente y los inversores están más interesados en innovaciones disruptivas que den dinero que en políticas filosóficas sobre las licencias Open Source.
Francamente, a día de hoy la percepción que yo tengo es que en el área de Silicon Valley a ningún inversor le importa mucho si un producto es Open Source o no a la hora de invertir en él. El historial de inversiones en Software Libre tiene en Estados Unidos tantos episodios gloriosos como fracasos sonados, lo cual ha dejado a los inversores en una situación de indiferencia respecto de si el software es abierto o no.
Ahora, revisando la prensa atrasada del verano, me encuentro con el árticulo La marcha de los partidarios Open Source sobre Washington de Ashlee Vance en el New York Times calificando de zelotes a los miembros de la Open Source for America una organización creada para promover el uso del Open Source en el gobierno federal norteamericano de la que forman parte miembros destacados del movimiento Open Source como Eben Moglen, Mark Shuttleworth, Michael Tiemann o Jim Zemlin.
Ya estamos otra vez con el mismo FUD de siempre, tidándonos de radicales, sectarios y virulentos. Lo triste es que un periódico del calibre del New York Times se preste a publicar este tipo de calificativos que ni son ciertos ni beneficios a nadie, excepto aquellos interesados en seguir manteniendo el control férreo sobre sus usuarios de software privativo.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Desmitificando FUDs. Guarda el enlace permanente.