Proyecto Kittyhawk: Toda la Internet en un Blue Gene/P

En el documento Building a Global-Scale Computer los investigadores Jonathan Appavoo, Volkmar Uhlig y Amos Waterland del centro Watson de IBM en Yorktown Heights evalúan la viabilidad de construir un superordenador basado en la plataforma Blue Gene/P con hasta 67 millones de procesadores PowerPC 850MHz de bajo consumo y hasta 32 Petabytes de memoria, capaz de manejar la totalidad de Internet.
El documento de IBM se centra en las eficiencias de consumo eléctrico, mejor fiabilidad, topología de red más eficiente y menor coste de mantenimiento de una arquitectura híbrida entre los cluster de PCs actuales y los multiprocesadores simétricos de memoria compartida.
El documento aporta datos de pruebas con Linux y MySQL y también resultados del benchmark SpecJBB.
El punto más oscuro del documento es el referido al almacenamiento en disco, en el cual se limitan a decir que la arquitectura Blue Gene no incorpora en si misma un sistema disco sino que depende de almacenamiento externo, y luego se despachan diciendo que con NFS el sistema de pruebas a duras penas ni arranca.
Quizá en IBM quieran volver sobre los pasos de la célebre frase atribuida a Thomas J. Watson en 1943: “Creo que en el mundo hay mercado para quizás cinco ordenadores”. Pero con independencia de la viabilidad técnica y económica de un ordenador con decenas de millones de procesadores, hay que tener en cuenta también la dependencia del proveedor que generaría semejante máquina, y si los clientes estarían dispuestos a aceptarla. Ya hemos comentado en post anteriores, que los ciclos de CPU y los bytes de espacio en disco van camino de convertirse en un commodity como la luz. ¿Por qué entonces las empresas de software no están demandando masivamente este tipo de soluciones si son tan buenas como predican IBM o Sun? Pues porque se puede cambiar con relativa facilidad la acometida de un una empresa eléctrica a otra. Incluso te puedes llevar todos tus servidores físicamente de un ISP a otro. Pero si montas todo tu sistema sobre un Blue Gene de IBM entonces no tienes a dónde ir. Da igual que lo montes con Linux o cualquier clase de software abierto, porque de ingual forma estás irremediablemente casado con IBM. Obviamente, el problema no es irresoluble, ya que sería posible crear regulaciones legales o fijar precios por ley para los recursos computacionales, igual que existen precios fijados por el gobierno para la luz.
Post relacionado: Redshift: el yonki de los MIPS

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en ¿Dónde estamos? ¿Hacia dónde vamos?. Guarda el enlace permanente.