Desafio Español

Siempre he creído que en esta vida la voluntad humana lo es todo.
El sábado, el sindicato de Agustín Zulueta venció por un minuto de diferencia en la copa de vela Louis Vuitton al hasta ahora todopoderoso e invicto BMW Oracle de Larry Ellison situándose cuartos en la clasificación general por detrás del Luna Rossa y el New Zealand y marcando un nuevo hito en la historia de la vela española.
Al propio Zulueta le costaba creerlo: “Hemos demostrado que podemos ganar a cualquiera, hay que tener los pies en la tierra, ser cautos, pero conscientes de que tenemos que confiar en nuestras posibilidades”.
El Desafío Español ya había vencido a uno de los grandes hace justo un año, en el Acto 10, cuando batió al Luna Rossa. Pero la del sábado fue una victoria mucho más contundente. Se impusieron en la batalla definitiva, y a la hora de la verdad contra el adversario más temible de toda la flota. Un barco con 120 millones de presupuesto (el doble el Desafío Español), nuevos diseños radicales y una disciplinada tripulación.
La victoria se fraguó desde el inicio del duelo. Es sabido que al timonel polaco Karol Jablonski le gusta arriesgar en el juego del gato y el ratón en la presalida, llevando el barco al límite para forzar al contrincante. Pero en esta ocasión, aguantó a que la cuenta atrás se consumiera mientras en estratega Luis Doreste (bicampeón olímpico que antes navegaba con el sindicato Luna Rossa) y el táctico neozelandés Jhon Cuttler (escogido según Zulueta mayormente por razones de presupuesto) perfilaban el plan para poner el Oracle en jaque mate. El Desafío escogió con gran acierto salir por el lado izquierdo (Doreste conoce al milímetro el indomable viento de Valencia escenario de esta 33ª Copa América).
Luego, gracias al buen hacer del equipo de popa el ESP 97 ganó una intensa guerra de viradas, hasta el punto que el USA 98 acabó fuera del límite del campo de regatas. Los españoles llevaban 14 segundos de ventaja en la primera ceñida. Con los spinnakers abiertos como globos, otro role de viento propulsó al desafío proporcionándole 32 segundos adicionales de ventaja. De repende el BMW Oracle vio por primera vez un barco como un barco se le ponía por delante en la segunda ceñida. Los americanos realizaron un sin fin de maniobras futiles para intentar evitar la fuga del Desafío. Hasta que en el último tramo hizaron la bandera roja en señal de protesta contra la decisión del comité de cambiar el campo de batalla (algo que es normal en un match race), fue un berrinche final que los jueces decidieron desestimar.
Ahora, en la segunda fase, los perseguidores del ESP 97 tendrán que sumar dos victorias más para superarles. Aunque, lo más importante de la victoria de ayer es probablemente que afianza la continuidad del equipo de Zulueta en la Copa América.
Fuente: Fernando Bustamante, El Mundo Catalunya 29/04/2007

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Iniciativas que cambiarán el mundo. Guarda el enlace permanente.