El kōan sobre cuánto pesa un problema

Coge un problema que te abrume, cierra los ojos y visualízalo en tu mente, estúdialo con detalle, todo el tiempo que quieras. Ahora extiende tu brazo con la palma de la mano hacia arriba e imagínate que el problema sale de tu mente y se posa en tu mano. Mantén el brazo recto y dime ¿cuánto pesa el problema?

Un maestro zen hubiera dejado a su discípulo ahí pensando sobre la respuesta correcta al peso. Que no es ninguna porque se supone que los kōans no tienen una solución racional. Mas como somos occidentales y la paciencia no es nuestro fuerte, daré la solución sin hacer esperar: el problema no pesa nada, cero, porque es imaginario. Si estás leyendo este blog es porque no tienes ningún problema real, no puedes tenerlo o no estarías aquí. Sólo es algo que está en tu imaginación. Realmente vives en Matrix y eres Neo, a tu alrededor puede suceder exactamente lo que tú quieras.

Posts relacionados:
La luna no puede ser robada
La tarjeta de visita
Kōans

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Mitos, arquetipos y filosofía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *