Long tail country development

Creo que debería estar claro a estas alturas que ninguna gran iniciativa singular, ni conjunto de leyes nos va a sacar de la recesión económica. Me temo que estamos avocados a una solución “long tail” de ir creando uno por uno nichos de mercado. Esto es complicado porque los políticos, en su megalomanía, prefieren relacionarse con vetustos potentados antes que hacerse la foto con el Empezador Don Nadie.

Un pais del que se pueden tomar buenos ejemplos de emprendizaje es Israel. Eric Schmidt dijo en una ocasión que “un comandante de tanque israelí que haya luchado en dos guerras sirias es el mejor ejecutivo de ingeniería del mundo” […] “son muy resolutivos y prestan mucha atención a los detalles”. Probablemente porque los que conoció procedían de alguna de las unidades de élite de las Fuerzas Armadas Israelies como el programa Talpiot (expresión bíblica que significa “la cumbre del éxito”) creado tras la derrota hebrea en la guerra de Yom Kippur en 1973 para compensar la desvantaja israelí en efectivos humanos y que requiere 41 meses de instrucción y seis años de compromiso de permanencia. Sólo el 2% de alumnos de instituto con mejores calificaciones puede presentarse a las pruebas de admisión de Talpiot y en esas pruebas sólo las supera uno de cada diez candidatos. U otro regimiento cantera de emprendedores es la Unidad 8200 dedicada a la ciberguerra donde se fabricó el virus Flame que atacó a Irán.

Otra diferencia en el ejército israelí es que sus oficiales marchan al frente de la compañía en lugar de hacerlo a la retaguardia como suele ser habitual. También existe un menor respeto por la jerarquía que en las fuerzas armadas de otros países hasta el punto de que el saludo militar a los superiores no es obligatorio, un signo del respeto por la iniciativa y la libertad de decisión delegadas hacia abajo en la cadena de mando. Se trata de educar a las personas para ser ambiciosas y demostrarse a sí mismas y a su entorno que pueden hacer algo.

Dan Senor y Saul Singer cuentan en su libro Start-Up Nation que la meca de los emprendedores es el bulevar Rotschild en Tel Aviv, aunque también existen aceleradoras en otras áreas como la compañía Jerusalem Venture Partners creada por Erel Margalit para dinamizar Jerusalén.

La Oficina Científica del Gobierno promueve iniciativas como nanoisrael.org. Donde investigan tecnologías como trajes de combate resistentes a impactos, visión por nanorretina para invidentes, reparación de fracturas óseas, energía solar a través de pintura, o agua limpia a través de catalizadores activados por luz como los oxihalogenuros de bismuto. Me gusta Israel National Nanotechnology Initiative porque además de disparar contra todo lo que se mueve en innovación estaría bien tener una política estratégica para la formación de clusters innovadores.

No se trata en definitiva sólo de promover el progreso mediante políticas y regulaciones gubernamentales de esto o lo otro (que pueden ser necesarias e importantes) sino, según Senor y Singer, de un cambio de mentalidad que no ha sido ni siquiera traducido del hebreo: la chutzpah, que incluye insolencia, descaro, frescura, coraje, audacia, atrevimiento y arrogancia.

Post relacionado:
El ecosistema de inversión en Israel ¿cómo empezó todo y qué podemos aplicar en España? (Javier Megias)
Convirtiendo un país en líder mundial en innovación y creación de startups (Huky)

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Emprendizaje, Tecnología y Empleo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *