El estado del arte del software 2012

Creo que cada semana –aproximadamente– alguien me pregunta si conozco algún desarrollador de aplicaciones para móviles. Iba a hacer un repaso de las tecnologías que estarán están de moda en 2012, pero podría resumir lo esencial en tres palabras: móviles, móviles, móviles… Casi el único dilema es si desarrollar las aplicaciones en los novísimos (y complejos) HTML5+CSS3 o tirar de API nativos para aprovechar a tope las características de cada dispositivo, o tirar por la vía de en medio escribiendo aplicaciones híbridas cuando ello es posible. En los móviles se incluyen por descontado los tablets y sus nuevas posibilidades de interfaz de usuario ¡por fín! gracias a Dios, nos hemos desecho del ratón, ese artilugio del siglo pasado, a ver si hay suerte y a lo largo de esta década nos deshacemos también del vetusto QWERTY del XIX.

De la mano de las aplicaciones móviles han llegado el fenómeno de la “appificación” y las tiendas de aplicaciones privativas.

Es indicativo de las tendencias que en el ßetabeers del 13 de enero (el evento de moda de los desarrolladores en España) las tres aplicaciones presentadas fuesen una app de música para móviles, una herramienta de marketing online basada en gamification, y un componente SaaS para ejecutar acciones de marketing y comercio electrónico. Google hace ya tiempo que lanzó “los APIs de tu vida“, pero, además, rediseñó el API de Google Maps (entre otros) en su versión 3 para adaptarlo al uso en móviles aún a costa de ir hacia atrás en algunas funcionalidades ofrecidas por la versión 2 del mismo API.

En el entorno empresarial, hay tres trendencias que creo que vale la pena observar: la integración contínua, PaaS y clouds híbridos.

La integración contínua se originó ya hace tiempo de la necesidad de automatizar los tediosos procesos de hacer builds de software y ejecutar pruebas de humo de manera repetitiva. Sin duda, la era del lanzamiento semestral, anual o plurianual de versiones, es historia, y ahora lo habitual es sacar una nueva vesión cada dos o tres semanas en sprints Scrum. Pero las herramientas como Jenkins se están usando también cada vez más para integrar datos mediante ETLs. Personalmente, opino que los web services nacieron muertos debido a lo complejo que resulta implementarlos, y han sido substituidos por servicios HTTP REST más sencillos. Las SOA ya estaban pasadas de moda en 2006 debido a que prometían, en principio, integrar aplicaciones heterogéneas pero resolvían sólo una parte del problema, el transporte de datos mediante un bus; dejando muchas herramientas sin cubrir la parte a menudo más compleja, que es la traducción semántica de los datos entre las aplicaciones. Los data mash ups como Denodo también tuvieron su hype pero tampoco parece que hayan acabado de cuajar del todo. Al final del día lo que la mayoría de las empresas necesitan son pequeños procesos que muevan datos de una aplicación a otra, que se puedan ejecutar y monitorizar fácilmente a diario y que resulten sencillos de mantener evolutivamente.

El PaaS (Platform as a Service) es una respuesta evolutiva a las devops. Desplegar aplicaciones se había convertido en tal carajal que empezaron a buscarse perfiles profesionales que tuviesen competencias tanto de desarrollador de software como de administrador de sistemas para que pudiese depositarse en la misma persona la responsabilidad de coordinar ambas tareas. Pero como siempre, las soluciones basadas en usar materia gris de calidad para resolver un problema son caras y difíciles, puesto que tal tipo de materia escasea. La idea del PaaS es que el programador pueda escribir su aplicación en un entorno de desarrollo que es completamente indistingible del entorno de producción –excepto por su escalabilidad– y, además, mover la aplicación de un entorno a otro de forma totalmente automatizada y sin riesgo de errores.

El PaaS puede apoyarse en los clouds híbridos, los cuales pueden serlo en dos sentidos: a) empezar con un cloud privado que luego se externaliza, o b) empezar con una infraestrutura externa tipo Z Cloud y luego traérsela “in-house” para abaratar costes y conocer con más exactitud la disponibilidad y calidad del servicio.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Adoptando Sw Libre en una Organización, Tecnologías Libres. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El estado del arte del software 2012

  1. Pingback: » El estado del arte del software 2012

  2. Pingback: Tendencias en el desarrollo de software 2014 | La Pastilla Roja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *