Hipercrecimiento inminente de los pagos por móvil

Leena Rao informa en TechCrunch que PayPal aumentó el año pasado en un 300% su número de transacciones y que se espera que en 2011 alcancen los 3.000 millones de pagos por móvil mediante PayPal. Y eso es sólo la punta del iceberg. En el futuro muy próximo se producirá un incremento vertiginoso de los pagos por móvil. La razón de ello es que han madurado las tecnologías que lo hacen factible. Ya existen, de hecho, varios sistemas de pago por móvil: Hutchinson, Orange Money, Paybox, etc. A algunos les ha dado tiempo ya hasta de desaparecer como a MovilPago, Mobipay, NatWest FastPay o Apple MobileMe. Ningun de estos intentos tempranos ganó suficiente tracción como para pasar a fase mainstream debido a un inadecuado soporte hardware. Pero eso ahora va a cambiar.

Hay esencialmente tres tecnologías substitutivas en competencia: móvil como tarjetas de crédito, móviles como tarjetas con banda magnética y tarjetas SIM para transferencias de dinero. En España 12.000 empleados de Telefónica empezaron a probar en abril un sistema basado en tarjeta SIM y en un estándar común de Telefónica, Vadafone y Orange sobre tecnología Near Field Communication (NFC). Vemos pues a las tres grandes telcos aliadas no sea cosa que se les cuele un comensal no invitado como está haciendo Google en San Francisco con Samsung y próximamente con Nokia y RIM.

A medio plazo yo creo que la tarjeta de crédito de plástico está tan muerta como el reloj de pulsera y será reemplazada por el uso del terminal móvil como medio de identificación del comprador.

Las consecuencias de esta disrupción tecnológica serán brutales. Para emitir tarjetas de crédito se requiere una complicada red de distribución y soporte. Básicamente las tarjetas de crédito las colocan las sucursales bancarias, los captadores de calle o los bancos online. Hay que llamar por teléfono si la tarjeta se pierde, pedir una renovación por correo postal ordinario cuando caduca, gestionar qué pasa si cuando llega un cargo no hay saldo en cuenta, etc. Todo esto podría simplificarse hasta un punto en el cual empresas como Google o Apple pudieran suplantar a los bancos y las emisoras de tarjetas.

Existen, no obstante, tres elevadas barreras que salvar para eliminar el oligopolio de las tarjetas: 1ª) que para operar como un banco se requiere una licencia muy especial, 2ª) que de alguna forma hay que precargar el dinero en la cuenta del móvil lo cual sólo puede hacerse hoy por hoy mediante transferencia bancaria, y 3ª) que los cajeros automáticos tendrían que soportar también tecnología SIM+NFC para que se pudiera sacar dinero en efectivo usando el móvil.

Obviamante, los bancos bien se resistirán como leones al cambio, bien tratarán de abarcarlo y controlarlo de manera que puedan seguir imponiendo sus reglas del juego.

Mientras tanto, en el rio revuelto, las oportunidades para los emprendedores estarán servidas…

Actualizaciones:
Canadá busca una aplicación que permita instaurar el pago móvil (Jaime Domenech)

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Usos sociales de la tecnología, ¿Dónde estamos? ¿Hacia dónde vamos?. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Hipercrecimiento inminente de los pagos por móvil

  1. Paco Alcaide dijo:

    Hay otras alternativas (http://www.linuxfordevices.com/c/a/News/Narratte-Zoosh/?kc=rss), que no te hacen tan dependiente del hardware, y que por tanto, permitirian una expansión mayor y más rápida, porque los móviles actuales en teoría estarían TODOS preparados.

  2. Pingback: El año en que se prohibió el uso del papel moneda | La Pastilla Roja

  3. Pingback: Los gigantes tecnológicos a por el negocio bancario | La Pastilla Roja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *