El follower-“basura”

Louis Pagan, CEO de hispánicize, cuenta en Social Media Today que tiene 10.000 followers en Twitter, y que el sigue a otros tantos. Dice que los obtuvo activando la opción auto-followde Twitter mediante la cual se hace uno follower automáticamente de cualquiera que se haga follower tuyo.
Cuenta, además, que en el futuro próximo planea hacer una limpieza de gente a la que realmente ni sigue ni conoce de nada.
En realidad, a mi me parece que la única manera de seguir 10.000 cuentas de Twitter es no leer nunca jamás ningún tweet de ellas en absoluto.
Ser blogger es síntoma de cierto engreimiento, ser tweetiritero es señal inequívoca de egocentrismo.
Auto-spammear la propia cuenta de Twitter para conseguir seguidores de mentirijilas que a su vez hacen lo propio es el colmo de obsesión por las métricas de la vanidad.

Post relacionado: El follower a toda costa (Emilio Márquez)

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Usos sociales de la tecnología. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El follower-“basura”

  1. Tweetiritero! Ja, ja!
    En la diana como siempre, Sergio.

  2. Es tan certero el comentario que da hasta grima :)

    De hecho, últimamente, me estoy dando cuenta que hay gente que sigue mis tweets desde listas (pues son tématicos) y ni siquiera es follower, quizás precisamente porque no les sigo 8-O. A día de hoy, solo tiene sentido darle pábulo a esa métrica desde una perspectiva de difusión, sin garantía alguna de resultados… excepto si se correlaciona con las métricas de visitas al sitio y el comportamiento de éstas en el mismo.

    El problema, es que la perversión a la que llegan muchos (te sigo para que me sigas y si no no te sigo, y tardan solo un par de días en deseguirte :D) provoca que se esté entrando en una fase de presaturación, por lo menos esa es la sensación que tengo… y que la siguiente etapa pase por una racionalización drástica que limpie el timeline del pueblo llano.

    Un saludo, Jaume.

  3. Pingback: La cultura de la distracción | La Pastilla Roja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *