La extensión del producto es el producto

Opino que el modelo de negocio de vender extensiones sobre un producto GPL es una vía muerta.
Me sorprende que se siga hablando de él, cuando ya se ha intentado en el pasado y no ha funcionado.
La razón es muy sencilla: si un producto tiene, digamos, 3 partes: núcleo+extensión A+extensión B y para que sea rentable explotarlo cada cliente debe pagar 100€ suponer que pagará 0€ por el núcleo y 50€ por cada una de las extensiones es una ingenuidad.
La idea de que el núcleo gratuito atraerá a compradores de las extensiones también es otro acto de fe.
Ya he comentado en otros posts que el soporte por sí solo no es un modelo de negocio viable y que los clientes sólo pagan cuando no les queda otro remedio. Dificultades que están motivando cierto retorno al modelo de licencias.
EXCEPTO si el producto de pago se basa en explotar las externalidades del producto base, por ejemplo, las aplicaciones de juegos o tiendas en Facebook.

Nota: Este post lo empecé a escribir originalmente en abril de 2009 pero se quedó en limbo de borradores hasta que un comentario de Franck me lo trajo de vuelta a la memoria.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Casos Prácticos, Modelos de Negocio. Guarda el enlace permanente.