Visión antropológica de las comunidades

Ruth Suehle publica en opensource.com parte de los hallazgos de la investigación antropológica de Diana Harrelson en la comunidad Fedora. No es que las conclusiones principales sean nada nuevo ni nada sorprendente acerca de cómo funciona una comunidad, pero creo que vale la pena comertarlas:

1º) Las barreras idiomáticas y culturales importan. En el caso de Fedora, Harrelson afirma que los usuarios latinoamericanos forman una subcomunidad dentro de la comunidad.

2º) Los usuarios se dividen por pequeños detalles. Por ejemplo KDE vs. Gnome. Este aspecto me parece bastante interesante porque es algo que no se suele tener el cuenta: la unidad de un grupo puede romperse por una discrepancia en un detalle carente de importancia. En el caso concreto de los programadores amenudo hay cismas debidos a diferentes preferencias en las tecnologías utilizadas para implementar la solución requerida.

3º) Los clichés surjen rápidamente entre los subgrupos. Programadores vs. Resto del mundo, etc. Esto puede ser una ventaja o un inconveniente. Es una ventaja si lo que se pretende es crear una élite dentro de la comunidad, para lo cual basta quizá con darle a determinados miembros una camiseta de diferente color que al resto. Pero es un inconveniente si lo que se desea es crear una unidad inquebrantable al estilo homoi espartano.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Organizando la Comunidad. Modelos de Desarrollo. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Visión antropológica de las comunidades

  1. Pingback: Tweets that mention Visión antropológica de las comunidades | La Pastilla Roja -- Topsy.com

  2. Pingback: Lo que he compartido hoy | Navegando con Red

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *