Explotar el vicio por cometer pecados capitales

Ya hace algún tiempo que estoy plenamente convencido de que una de las mejores formas de ganar buen dinero es explotar el vicio persistente de la gente por cometer pecados capitales: lujuria, pereza, codicia, envidia, gula, ira… todos ellos han propiciado pingües negocios. La propia soberbia es la fuente de los blogs, pues sólo alguien muy engreído puede ponerse a escribir espontáneamente con la convicción de que sus pensamientos le interesarán a alguien.
Recientemente Nailya Ordabayeva y Pierre Chandon han publicado en el Journal of Consumer Research un estudio que confirma que la envidia tiene mucho que ver en las “orgías compra”. Eso ya lo sabíamos intuitivamente ¿no? Pasa, por ejemplo, de forma especialmente acentuada en los coches: ¿quién puede afirmar con rotundidad que el dolor que causa el hambre es peor que aquel causado por ver cómo ese imbécil de Fulanito se ha comprado un buga mucho mejor que el nuestro?
pero ¿cuántos productos están posicionados en el mercado de la envidia? En software, al menos, conozco muchos productos que se comprar sólo por alcanzar un status social, y no me refiero meramente a comprarse esto o aquello de Apple, eso son chucherías, en el mercado empresarial también se gastan millones de euros sólo por envidia del CIO de al lado.

Vía: MD.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Mercado y Oportunidades de Negocio, Mitos, arquetipos y filosofía, Usos sociales de la tecnología. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Explotar el vicio por cometer pecados capitales

  1. Pingback: Tweets that mention Explotar el vicio por cometer pecados capitales | La Pastilla Roja -- Topsy.com

  2. mario dijo:

    sabes que hoy escuche a un amigo decir…””agarremos un pecad capital y lo explotes hasta el cansancio.!!!me parecio muy ingeniosa esa frase…aunque dudo que haya sido espontanea…la cuestios que aqui me ves buscado informacion sobre el tema…jaja…saludos

  3. Pingback: 7 pecados capitales | La Pastilla Roja

  4. Pingback: Porqué hay muchos más vendedores de droga de lo que parece | La Pastilla Roja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *