Filtros anti SEO

El mes de enero ha dejado abierto el melón de una cuestión que es evidente desde hace ya tiempo, debido al spam SEO, Google es totalmente inútil si buscas cualquier cosa que sea monetizable.

La colilla que prendió el incencio fue el artículo Why We Desperately Need a New (and Better) Google de Vivek Wadhwa en TechCrunch en el cual explicaba que para un estudio académico en UC-Berkeley sus estudiantes habían tenido que desistir de usar Google y pasarse a Blekko.

Wadhwa explicaba en su artículo que Blekko les proporcionaba dos ventajas: 1ª la capacidad de ordenar los resultados por su fecha de publicación, y la 2ª los /slashtags que restringuen cualquier búsqueda a un subconjunto de sitios calificados como relevantes y no-spam por superusuarios a cargo del filtrado colaborativo.

El artículo en TechCrunch recibió una respuesta realmente ejemplar, como el propio Wadhwa reconocia, del jefe de SEO en Google Amit Singhal que motivó otro artículo en TechCrunch The Future of Search: Who Will Win The Spam Wars? y una entrada en el blog oficial de Google Google search and search engine spam ambos explicando que en Google son plenamente conscientes del problema y que están haciendo absolutamente todo lo que pueden por mejorar la relevancia de los resultados empezando por penalizar los contenidos copiados.

De modo que actualmente no encontramos con dos enfoques al problema: el de los chicos de Google que piensan que pueden resolverlo algorítmicamente, y el de los aspirantes a Google que intentan resolverlo apoyándose en crowdsourcing. Pero yo creo que ambos yerran el tiro. Por una parte, no importa lo bueno que sea el algoritmo de Google, porque por cada ingeniero que Google tiene en nómina pensando cómo mejorarlo hay otros 100 ingenieros de empresas de SEM/SEO pensando en cómo pervertirlo a su conveniencia; y por otra parte hasta ahora todos los intentos de crear directorios de la web con editores humanos han fallado debido a que los contenidos crecen mucho más deprisa de lo que los editores pueden procesar.

La única solución que veo viable es algo similar a los filtros anti-spam actuales donde todos los internautas y no sólo unos pocos editores ni sólo unos algotitmos colaborasen en mejorar la calidad de los resultados. La forma en la que esto se podría implementar ni siquiera me parece difícil, bastaría con que cualquier usuario registrado en Google pudiese votar la calidad de un resultado que ha obtenido. Por supuesto aparecerían inmediatamente farmers de cuentas de falsos votantes pero verificar si una cuenta de usuario está siendo realmente utilizado por un humano, y, en caso contrario, descartar sus votos es una tarea bastante sencilla.

Por mucho que en Google lo nieguen, yo creo que la raiz del fenómeno es de negocio y no tecnológica. Google hace un fabuloso negocio con AdWords y las agencias de SEM/SEO, su único pingüe negocio, de hecho. Si liquida a los secuestradores de palabras clave podría matar de rebote una buena parte de sus ingresos a corto plazo, y eso es una muy mala cosa para cualquier empresa que cotiza en bolsa.

Actualizaciones:
Nueva extensión de Chrome para bloquear spam
Google Declares War on Content Farms (Stan Schroeder)
Los beneficiados por el cambio de algoritmo de Google (Pablo G. Bejerano)

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Usos sociales de la tecnología, ¿Dónde estamos? ¿Hacia dónde vamos?. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Filtros anti SEO

  1. Pingback: Tweets that mention Filtros anti SEO | La Pastilla Roja -- Topsy.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *