CDTI gestionará un nuevo fondo de 300M para co-invertir en start-ups

Dice José Luis que ahora mismo no hay excusa para dejar de emprender la idea que uno tenga. No es que ahora todo sea un camino de rosas. Rodrigo Sepúlveda decía el pasado el jueves en su master class en Innovate! 2010 es que él una de las cosas que le pregunta a cualquier emprendedor es si puede subsistir sin ningún ingreso al menos por doce meses, y, de lo contrario, que no intente emprender ningún negocio.
No obstante, lo que no conseguimos en épocas de bonanza predicando en el desierto se esta consiguiendo ahora en gran parte gracias a la crisis económica.
Cuando la economía iba viento en popa, pocos se acordaban de los emprendedores ¿para qué? Si era facil encontrar un empleo bien pagado y simplemente invirtiendo en bolsa o en ladrillos se obtenían pingües beneficios.
Pero ahora la situación ha combiado. En las escuelas de negocio la bolsa de empleo ya no es uno de los incentivos estelares. De hecho, ya ni las nombran, porque saben que ni con un Master MBA, NBA y del Universo mejoran la posibilidades de empleabilidad de un postgraduado.
El efecto secundario es que cada vez hay más incubadoras, más foros de inversores e invertidos y más movimiento por todas partes en lo referente al emprendizaje. Lo cual es bueno.
Hay tantos sitios donde ir a buscar financiación que este otoño se publicó hasta un Atlas de fuentes de financiación.
Lo útimo ha sido que CDTI ha anunciado que gestionará un nuevo fondo de capital riesgo dotado con 300 millones de euros procedentes del MICINN y el ICO para co-invertir en empresas innovadoras.
Lo bueno de las ayudas públicas es que, si cumples la condiciones para que te las otorguen, es un dinero extraordinariamente barato. Ningún inversor de capital riesgo invierte dinero en unas condiciones tan favorables para el emprendedor como CDTI. No es que los Neotec y ENISA sean el chollo total y absoluto, pero son herramientas tan buenas que los propios inversores de capital riesgo las perciben como una ayuda a favor y no como una competencia substitutiva.
La parte potencialmente negativa del nuevo fondo es que otorga mayor poder a los inversores, ya que CDTI sólo pone dinero si otro inversor pone dinero también. Pero, a fin de cuentas, eso ya estaba sucediendo a menudo y de alguna manera hay que orquestar el proceso para decidir qué proyectos obtienen financiación y cuales no. Y si son inversores externos que no cuestan dinero a la administración pública los que evalúan las solicitudes pues fenomenal. Lo único que hay que evitar es que la gestión del dinero público se convierta a la larga en el chiringuito privado de una pandilla de inversores chupócteros. Pero haciendo las cosas bien eso no es para nada imposible.
En definitiva, una buena noticia para los emprendedores, quienes contarán con una nueva bolsa extra de 300 millones por la cual competir en 2011.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Mercado y Oportunidades de Negocio. Guarda el enlace permanente.