Open Green aporta un aliento de vida a SIMO Network

Hoy es el tercer y último día de SIMO Network en Madrid. Una feria que todo el mundo sabe que ya no es ni la sombra de lo que fue en sus dias de gloria. Reducida a un único pabellón de IFEMA, e incluso éste a medias y ocupado por unos poquísimos feriantes principales que parecían estar usando el espacio más bien coyunturalmente para su propia agenda privada.
El elemento dinamizador ha sido este año el espacio Open Green organizado por la EOI. El centro de gravedad de Open Green han sido los emprendedores. Lo cual es una apuesta muy valiente porque los emprendedores, por su propia naturaleza, son personas que carecen de recursos para sponsorizar una feria. Open Green podría haberse montado mucho más fácilmente tirando de multinacionales extranjeras, y no lo han hecho. En cambio, han abierto el espacio para que aquellos con el coraje y la innovación suficientes gozen de un lugar donde presentar sus proyectos, buscar financiación y encontrarse con otros emprendedores y mentores veteranos.
El tema del momento ha sido, como no, las redes sociales. Y en particular las aplicaciones de gestión de reputación y relaciones públicas. A destacar, para mi gusto, dos: myspybot de IBCmass y Xentiment de Ximetrix.
En el II Foro Iniciador se llevó por unanimidad el primer premio la red social de moda Chicisimo.
En cualquier caso, SIMO estaba tan muerto, que a pesar del avance aún faltaban muchísimas personas entre los asistentes. El problema, en mi opinión, es que las ferias de muestras perdieron la mayor parte de su razón de ser cuando se popularizó internet. De las ferias de productos se pasó a las ferias de las personas, y es por ello que el formato de conferencia colaborativa es ahora mucho más atractivo para los asistentes que el formato de escaparate de novedades de la temporada. Pero obtener sponsors para una conferencia de compartición de conocimientos es mucho más difícil que obtenerlos para una colección de tenderetes de venta.
Tomemos el caso de éxito de CeBIT ¿Por qué sigue funcionando tan bien? Dos cosas diferencian a CeBIT: primera su tamaño descomunal, y segunda que se sigue haciendo mucho negocio en la feria. Y el gran ausente en SIMO, y en muchas otras ferias, empezaron a ser los clientes. Las charlas, en todas las ferias en general, empezaron a ser colecciones de presentaciones comerciales donde cada cual iba a hablar de su libro sin aportar casi ninguna información relevante al oyente, y lo que había en el stand ya lo habías visto por Internet, de modo que ¿para qué ir a la feria?
Si se quiere tener una auténtica feria, y no sólo una conferencia sectorial, hay que recuperar a los clientes entre el público. Y para recuperar a los clientes hay que hacerles ver que las personas que pueden proporcionarles una ventaja competitiva son las que están en la feria. Esto implica que comprendan que para que su negocio funcione mejor que el de sus competidores gracias a la tecnología no pueden simplemente limitarse a comprar lo mismo que compra todo el mundo, sino que deben convertirse en adoptadres tempranos de nuevas tecnologías que sólo podrán conocer asistiendo a la feria.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Noticias y eventos. Guarda el enlace permanente.