Microsoft va camino de pifiarla otra vez con Windows 8

Windows 8
Microsoft sufrió con Windows Vista el efecto del segundo sistema tanto que pasaron por de puntillas por encima de esa horrenda versión y sus flipantes guías de optimización, a la cual sobrevivieron sólo gracias a su tremenda inercia y al Síndrome de Estocolmo que sufríamos los usuarios y lanzando rápidamente Windows 7. Hace unos dias alguien me decía que “Microsoft lanza una versión buena y una mala alternativamente” en referencia Windows Millenium y el Ballmer Peak y nos reíamos comentando que las mejores versiones que ha lanzado nunca Microsoft han sido Windows 2003 Server y Windows XP.
El pasado 28 de junio Stephen Chapman filtró el roadmap de producto para Windows 8 (también conocido como Windows.Next) que Steve Ballmer ha calificado como el lanzamiento más arriesgado de Microsoft para el futuro próximo. El pasado 31 de enero se decribía a Windows 8 en un post del blog de MSDN como internamente revolucionario y no evolutivo aunque dicho post ha sido eliminado del blog y del cache de Google.
A mi el roadmap de Windows 8 me parece al nivel del trabajo de fin de carrera de un estudiante de marketing. El producto carece de foco, quieren recuperar a los desarroladores profesionales, pretende ser un clon de Apple coomo si se les hubiera gastado otra vez el interfaz de usuario, y se basa en funcionalidades que bien ya debería tener el sistema operativo, como el arranque rápido, bien al usuario medio le pueden causar más penas que alegría como el login por reconocimiento facial. Incluso tiene una funcionalidad para reinstalar automáticamente el sistema operativo. ¡Qué bien! los powerusers ya no tendremos que ir más a casa de los amigotes a reinstalarles el portátil. El único punto a favor es el intento para dar mejor soporte a los slates, lo cual podría evitar que Microsoft pierda el mercado de los Tablets igual que perdió el de los Smartphones. Y aún eso es dudoso tras el abortado intento de los HP Slate con Windows 7.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Casos Prácticos. Guarda el enlace permanente.