Tiranteces en la Open Handset Alliance de Google

La ex-ejecutiva de T-Mobile, Apple y RealNetworks Leslie Grandy cuenta que la OHA muestra signos de tensión debido a que los fabricantes de teléfonos móviles fragmentan la experiencia de usuario de Android añadiendo aplicaciones precargadas específicas para cada terminal a la vez que tienen cero incentivos para contribuir sus extensiones a la versión open source de Android, lo cual choca con el empeño de Google de controlar y microgerenciar el código.
Verizon no ofrecera el Nexus One. Motorola decidió usar un software de mapas que no es el de Google. Samsung presentó hace poco su propio sistema operativo bada y se rumorea que HTC podría estar planeando lanzar también el suyo.
Y es una divergencia de intereses muy comprensible. ¿Qué esperaban? ¿Que los fabricantes de terminales se convirtieran en una mera carcasa de soporte para que Google incremente sus ingresos procedentes de la publicidad y las búsquedas en el móvil y que Qualcomm se forre vendiendo los chips en los cuales Android funciona mejor?
Una regla básica de la economía es que donde no hay diferenciación los márgenes comerciales tienden a cero. Si todos los terminales usan los mismos chips y las mismas baterías y el mismo sistema operativo, a los fabricantes les queda diferenciarse sólo por el diseño exterior, el precio y poco más. Es normal que busquen formas de diferenciarse, aunque las “guerras de los sabores” casi siempre suelen favorecer los vendedores dominantes, en este caso Symbian, iPhone y RIM.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Mercado y Oportunidades de Negocio. Guarda el enlace permanente.