Se ponen de moda los eventos de emprendedores

Ayer el ya clásico Thursday corría en paralelo con en el I Congreso Nacional de Emprendedores Iniciador dentro del marco del día del emprendedor sponsorizado conjunta e independientemente por EmprendeEnMadrid y la comunidad con Emprendemos 2010 a su vez dentro de la campaña Emprendemos Juntos del Ministerio de Industria.
El Premio Emprendedor XXI que en Madrid se llevó Bubox lleva ya meses otorgándose en sesión continua por comunidades autónomas.
El miércoles había sido el Pecha Kucha y el fin de semana Ellas 2.0 de mujeres emprendedoras en Madrid On Rails. El día 18 de mayo yo volvía del internacional Studio G sponsorizado por la Fundación Zaragoza Ciudad del Conocimiento. El 13 fue el V Foro de Inversión madri+d. El 7 de abril se entregaban los premios del VII concurso de ideas y empresas de base tecnológica de madri+d. Nosotros celebramos el último encuentro clandestino de Tibi el 18 de marzo. El 8 de junio es el próximo First Tuesday, y el 14 de junio toca ya la segunda edición de La Red Innova. Y a saber cuántos otros eventos similares me estoy dejando en el tintero.
Hay tantos eventos de emprendedores que no le da tiempo a uno de ir a todos. De repente, se han creado tantos incentivos y dinero público que el que no intenta emprender es para matarlo.
Lo curioso es que vayas al evento que vayas te encuentras casi siempre a la misma gente. Se ha creado una farándula del emprendizaje. Lo cual no es en si mismo para nada malo. Porque la profesión de emprendedor solía ser muy solitaria, y ahora, al menos, se siente uno más reconocido y acompañado con tanto sarao.
Pero mucho me temo que esta nueva moda es en parte otra forma de socializar la crisis. A falta de empleo ¡Autoempleo! Y si hay un momento coyunturalmente poco propicio para montar una empresa es éste.
Me parece genial que se celebren encuentros de emprendedores, en serio, yo me divierto un montón y me sirven profesionalmente. Pero, además del networking, es imprescindible crear un ambiente que permita a las empresas subsistir, una burbuja emprendedora donde el negocio es presentar proyectos por encima de encontrar clientes no puede durar mucho tiempo. Con el grifo del crédito bancario cerrado, la subida del IVA, las cargas sociales absurdamente altas y es escaso dinamismo del consumo, abrir una empresa ahora es mucho más arriesgado que antes.
Yo no le recomiendo a nadie que monte una empresa para autoemplearse y mucho menos porque haya tenido una idea, y al que se le haya ocurrido algo después de hacer un master se pegue un tiro, sufrirá menos. Ideas te lees TechCrunch y te dan 5 ó 10, y buenas, todos los idas ¿y qué? Una idea desnuda sin equipo ni plan operativo ni financiación no sirve para nada.
Los emprendedores podemos contribuir a mejorar la situación económica. Siempre lo hemos hecho y lo seguiremos haciendo. Pero no somos la solución mágica a los problemas económicos estructurales. Ni tampoco es una profesión para cualquiera.

Actualizaciones:
La farándula del emprendedor (Pymes y Autónomos)
Las castas de la escena emprendedora (Roberto Espinosa)
Es el modelo de negocio, estúpido (Carlos Burges)

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Emprendizaje, Mercado y Oportunidades de Negocio, Noticias y eventos. Guarda el enlace permanente.