Préstamo digital

Esta mañana durante un viaje en metro venía leyendo en ADN que en la Comunidad de Madrid hay 70 municipios sin biblioteca pública fija. Lo cual me ha hecho preguntarme ¿y para qué queremos bibliotecas públicas fijas? En el siglo XXI una biblioteca pública es algo tan anacrónico como un baño público. No estoy por supuesto cuestionando el valor de centros como la Biblioteca Nacional de cuyos recursos dependen un gran número de investigadores. Pero hoy el día el objetivo cultural debe ser que la informción fluya hasta las personas en lugar de ser estas quienes tengan que ir a buscarla a un lugar concreto.
Dentro de nada, el eBook será a los libros lo que el iPod fue a la música. Los usuarios cada vez comprarán menos libros, y en lugar de ello, los compartirán en redes P2P. En esta ocasión los grandes incumbentes como Amazon y Apple se han dado cuenta de que para dominar un mercado de ocio y cultura digital no basta con controlar de forma monopolística sólo los contenidos o sólo los dispositivos, sino que hay que controlar ambos simultáneamente ya que, en general, los intereses de los proveedores de contenidos son opuestos a los de los vendedores de hardware.
Sin duda unos pocos harán un pingüe negocio con la venta de libros electrónicos, pero, a la postre, como siempre, los formatos abiertos serán lo que se acabe imponiendo.
Quizá ahora todavía se podrían dictar leyes que regulasen la compra/venta, el préstamo y la compartición de libros de una forma menos ruidosa a lo que está sucediendo con la música. Aunque lo más probable es que a los legisladores la disrupción tecnológica de los eBooks les vuelva a pillar con el paso cambiado y tendremos a la vuelta de la esquina otra trifulca social con los libros como la de los usuarios contra las gestoras de derechos musicales.
Artículo relacionado: Kindle, Amazon prestará libros Kindle durante 14 días (Cecilia Hill)

Actualizaciones:
El préstamo de libros digitales: la revolución inesperada (Alfredo Álamo)
Borrow Kindle Books from Your Local Library

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Patrimonio Común de Innovación. Guarda el enlace permanente.