Chapan Nikodemo

El fin de Cálico
Leo con consternación en el blog de Albert Garcia Pujadas que Nikodemo cierra. La empresa creadora de mi personaje de cómic favorito de los últimos tiempos apaga la luz tras agotar su combustible de capital riesgo.
A mi el caso me parece un ejemplo de que, desde el punto de vista de las finanzas, inventar no importa un carajo y de que la rentabilidad de un negocio es (normalmente) inversamente proporcional a lo cool que sea la idea.
Mi amigo Ricardo Pedrol, director de la Fundación Zaragoza Ciudad del Conocimiento, mantiene que lo mejor está en provincias y que si quieres tener un buen socio lo mejor es buscar un agricultor en Bollullos del Condado. Y hay inversores que dicen, quizá con sorna, que para valorar una empresa suman un millón por cada técnico y restan dos por cada MBA que haya en plantilla.
Yo creo que un business plan se compone de dos partes: 1 página de contenido importante, y otras 39 páginas de paja. LA PÁGINA IMPORTANTE es aquella que explica cómo se venderán cuántas unidades de qué producto en qué momento y qué margen neto dejará cada una de ellas.
A Agustín Cuenca le escuché recientemente el símil de que en una empresa las ventas son como el sexo y todo lo demás es masturbación. Yo antes pensaba que los comerciales ligan mucho porque suelen ser guapos y seductores. Pero en realidad lo que sucede es que a los comerciales les gustan los duos. Porque para vender hacen falta dos, mientras que el marketing, la producción y las finanzas puedes hacértelas tu solo sin salir del despacho.
Hubo un tiempo en que las empresas podían llevar una estrategia basada en la introspección y la innovación. Ese era el caso, por ejemplo de Sun, donde pensaban hasta el último momento antes de ser inevitablemente comprados por Oracle que si innovaban con suficiente potencia los resultados económicos favorables vendrían como una consecuencia natural. Y resultó ser que no.
El propio Albert reconoce que el problema con Nikodemo es que “hicieron lo que les pareció oportuno, cuando les pareció oportuno… hasta que finalmente se quedaron sin dinero”. El mercado es un socio cruel, que no entiende de buenas ideas ni de elevados ideales, ni siquiera de inversiones, sino sólo de ingresos y gastos y de cuentas de resultados trimestrales.
Post relacionado: España no es pais para viejos
P.D. No tengo ni (puñetera) idea acerca de la gestión interna ni externa de Nikodemo, de modo que esta opinión personal es probablemente errónea e irrelevante.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Casos Prácticos, Mercado y Oportunidades de Negocio, Modelos de Negocio. Guarda el enlace permanente.