WiMax vs. LTE

Hoy se comentaba en la lista de ASOLIF la nota de prensa de Asimelec pidiendo al gobierno (entre otras muchas cosas) que adelante la entrega de frecuencias de televisión analógica (dividendo digital) prevista para 2015 con el fin de mejorar servicios de bancha ancha en movilidad mediante el despliegue de redes IP 3GPP Long-Term Evolution (LTE) basadas en la misma técnica OFDM de WiMax.
Cuando se lee “Asimelec pide al gobierno”, léase realmente “Telefónica pide al gobierno” (al menos en lo que respecta a este asunto de LTE).
La falta de disponibilidad de espectro radioeléctrico ha sido un freno tanto para el despliegue de WiMax como para el futuro despliegue de LTE. En EE.UU. la posición ventajosa la ostenta Clearwire (el consorcio con Sprint financiado por Intel y Google) con su ClearTM 4G WiMax, gracias a los derechos de Clearwire sobre la banda de 2,5GHz, seguida de AT&T que compró en subasta un buen pedazo de espectro para su uso en LTE. En Europa las frecuencias de 2,5GHz están mayormente copadas por la televisión analógica y casi las únicas licencias que se han otorgado han sido en bandas de 3,5GHz y 5GHz que por ser de mayor frecuencia ofrecen una calidad de servicio mucho peor que la banda de 2,5GHz.
¿Qué más diferencia WiMax de LTE?
WiMax está basado en el estándar IEEE 802.16, y como muchas otras iniciativas del IEEE, es un estándar abierto que fue debatido ampliamente por la comunidad de ingenieros antes de ser ratificado. Este nivel de estandarización y apertura hace que la tecnología WiMax sea fácil y barata de comprar. WiMax requiere su propia red independiente.
Los más interesados en LTE, por otra parte, son los herederos del acuerdo 3GPP que dió a luz a HSDPA. Mayormente telcos y fabricantes de equipos más acostumbrados a soluciones propietarias y entre los cuales los estándares abiertos no suelen ser precisamente su modus operandi. Aunque no siempre es el caso, Vodafone, por ejemplo, es un claro partidario de LTE, pero, al mismo tiempo pertenece a y apoya a WiMax Forum. A diferencia de WiMax, LTE funciona sobre una versión evolucionada de infraestructura UMTS actual.
En teoría, tanto WiMax como LTE pueden proporcionar velocidades teóricas de pico de hasta 100Mbps, muy superiores al máximo de 14 Mbps de HSDPA. Aunque las velocidades del mundo real son muy inferiores a dicho máximo, y parece ser que rondan los 6 Mbps. LTE ofrece menores tiempos de latencia, lo cual lo hace ligeramente mejor que WiMax para servir información multimedia.
Es inevitble que con el paso del tiempo, la telefonía móvil evolucione a una tarifa plana de voz, datos (y posiblemente contenidos) sobre redes IP. A las telcos bien establecidas, en general, les interesa más LTE, mientras que a los nuevos incumbentes les interesará más ofrecer WiMax. El despliegue de las redes, además, irá a diferentes velocidades en cada país, debido a que las concesiones de uso de espectro radioeléctrico dependen de los gobiernos nacionales.
Noticias relacionadas:
Huawei presenta su solución HSPA+ de hasta 84Mb/s
Telefónica realiza pruebas en vivo de LTE en un entorno real
Banda ancha móvil para todos, salvo España (Público)
Actualización:
Movistar y Vodafone despliegan redes móviles ultrarrápidas

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Patrimonio Común de Innovación, Software Libre y Desarrollo Social, ¿Dónde estamos? ¿Hacia dónde vamos?. Guarda el enlace permanente.