Estado de las fusiones y adquisiciones Open Source

Dave Rosenberg comenta en cnet que muchas de las empresas Open Source que recibieron inversiones en 2006 y 2007 no están listas para su venta y que los inversores de Sand Hill Road están empezando a impacientarse con los plazos y los resultados.
Quizá esperaban más ventas estelares como la de JBoss a Red Hat en abril de 2006 o, más recientemente la de MySQL a Sun.
Lo que a mi me sorprende es que, como apunta Rosenberg, tras la primera ronda de piñazos sonados alrededor del Software Libre a finales de los noventa, los inversores no aprendieran que una empresa de Software Libre es, básicamente una empresa de servicios por mucho que ellos mismos y los fundadores y directivos de esas empresas se empeñen en que sea un negocio de licencias inventando cosas como el Open Source Comercial.
Es un hecho innegable que una parte sustancial del valor que genera el Software Libre va a parar a los usuarios y no a los inversores.
Por otra parte, hay que tener en cuenta que, para que una inversión en tecnología se considere apetecible debe tener un potencia de retorno de al menos 10 veces la cantidad invertida en 5 años. Este dinero normalmente es imposible de obtener directamente de los beneficios de la empresa en ese plazo, y se consigue vendiendo la empresa a otra mayor por equis veces las ventas. Ese “equis veces” depende de la conyuntura económica. Puede ser de dos veces las ventas hasta diez veces las ventas (o incluso mucho más). Eso significa que una start-up en la que se invirtieron 10 millones de dólares en 2005 debería facturar en 2010 al menos 50 millones para que (según las expectativas de los inversores) sea una perita en dulce.
Además, debido a que la mayoría de las start-ups de tecnología fracasan, los fondos tienen que compensar las pérdidas de unas con los beneficios de otras, y así, no encontramos que de un tiempo a esta parte la rentabilidad de los fondos tecnológicos en Silicon Valley ha dejado, en general mucho que desear. Y no es de extrañar. En Silicon Valley sobra dinero. A pesar de la aguda crisis económica y de los profundos recortes en los fondos allí sigue siendo posible encontrar con facilidad inversores potenciales que tienen mucho dinero, y que tienen que entrar en fases muy tempranas de la empresa debido a la competencia con otros fondos.
Al final, muchas compras de empresas Open Source se hacen no por el caudal de ingresos que añadan al comprador (caso Oracle) sino porque contribuyen a completar un portfolio de oferta para hacerse con un mercado (caso VMware).

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Análisis Financiero del Software Libre. Guarda el enlace permanente.