Vacas, perros, estrellas y Microsoft BING

Henry Blodget publica en Silicon Alley Insider que Microsoft invertirá 10.000 millones de dólares (entre el 5% y el 10% de sus ingresos) en los próximos cinco años para mejorar su posición estratégica en búsquedas.
El negocio de Internet es un agujero negro para Microsoft, en el que la empresa ha perdido 8.000 millones de dólares en los últimos 10 años, y, posiblemente, pretende perder otros 10.000.
Es posible argüir que Microsoft debe invertir en búsquedas, no por lo que vaya a ganar, sino por lo que podría perder en el caso de no hacerlo.
El problema para Microsoft es que Google invertirá la misma cantidad de dinero, si no más, durante el mismo periodo de tiempo, en mejorar también su buscador. De modo que la inversión de Microsoft se convertirá en una carrera armamentística donde no importa cuánto mejore sus armas, pues el enemigo las mejora en igual medida, siendo el resultado final del juego irremediablemente siempre tablas.
En la jerga de marketing se suele hablar de tres tipos de producto: vaca, perro y estrella. Un producto vaca es aquel que genera un porcentaje sustancial de los ingresos de la empresa con pingües beneficios. Los perros son aquellos productos que producen poco, bien por estar obsoletos, bien porque no tienen gran aceptación en el mercado. Las estrellas son los nuevos productos que, aún pudiendo ser áun perros, pueden llegar a convertirse en vacas en el futuro.
A esta taxonomía yo añadiría un nuevo producto: el producto murciélago.
El murciélago es un producto fruto del ego del miedo (o ambas cosas) de uno o varios altos ejecutivos. El murciélago chupa recursos de los productos vaca e impide que otras estrellas se desarrollen. Se le alimenta con sangre de la vaca en la esperanza de que algún día el pequeño mamífero volador se convertirá en un vampiro con poderes sobrenaturales.
Tras hacer crecer una gran vaca lechera, como AdWords u Office, la estrategia común de las empresas como Google o Microsoft es criar una numerosa progenie de murciélagos, algunos más ávidos de sangre que otros, y más o menos sinérgicos entre si.
Puede que algún día Microsoft deje de perder dinero con la XBox o puede que algún día Google rentabilice GMail o recupere los 1,6 billones de dólares que pagó por YouTube.
El futuro más probable, no obstante, es que Microsoft continuará perdiendo dinero en el negocio de las búsquedas hasta que alguna otra tecnología disruptiva liquide de la noche a la mañana tanto a Google como a Bing.

Actualizaciones:
Vender Bing es de las peores cosas que Microsoft podría hacer (Francisco Yirá)
La sangría de pérdidas que produce Bing (Pablo G. Bejerano)

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Modelos de Negocio. Guarda el enlace permanente.