Cómpreme Software Libre Señor Presidente

José Luis me ha pasado un enlace al post Dear Mr. President: Buy My Software, please de Tarus Balog donde se menciona la carta abierta a Obama firmada por 15 fabricantes pidiéndole que convierta el Software Libre en una pieza clave de la tecnología utilizada por su gobierno.
Coincido plenamente con los dos argumentos de Balog: 1º) Desgraciadamente, Obama tiene como otras cincuenta cosas más perentorias de las que ocuparse en estos momentos que del software, y 2º) No es fácil definir qué es un fabricante de Software Libre.
La hiperbólica conversación ficticia de Tarus entre un comprador del gobierno de Estados Unidos y un presunto fabricante de Software Libre es divertida y vale la pena traducirla. Aunque, antes de reproducirla, quiero exponer tres reflexiones:
1ª) Es totalmente legítimo cobrar una licencia por el uso de un software. El Software Libre va de garantizar ciertas libertades al cliente/usuario, no de prohibir al desarrollador que exija (y recalco lo de exijir) una compensación económica justa por su trabajo.
2ª) Es perfectamente razonable que se proponga un modelo de suscripción anual. Ya que el fabricante soporta gastos fijos anuales, es normal que se los repercuta a los clientes. El sistema de cobro de una gran licencia inicial y con fees muy bajos de mantenimiento, obliga a la empresa proveedora a crecer todos los años con nuevos clientes para seguir existiendo y es una de las razones por las cuales el mercado del software tiende a crear monopolios.
3ª) Incluso los productos que son “Falso Open Source” suelen ser mucho más baratos y flexibles que sus homólogos privativos de funcionalidades equivalentes. Esto es porque las empresas de Software Libre son productivamente más eficientes y soportan menores costes de comercialización y distribución, con lo cual pueden cobrar menos a los clientes por el mismo producto.
Y ahora, la charla ficticia:
Funcionario: Muy bien, hemos recibido un mandato de pasar a soluciones de código abierto, lo que quiero saber si usted me puede ayudar.
Vendedor: Claro. Estoy seguro de que podemos.
Funcionario: Muy bien, ¿hace su software esto, aquello y lo otro?
Vendedor: Por supuesto, es nuestra especialidad.
Funcionario: ¡Excelente! Ahora, esto es importante … ¿puede hacer específicamente “ESO”?
Vendedor: Sí.
Funcionario: Excelente, ahora en relación con …
Vendedor: … en nuestra Versión Enterprise.
Funcionario: ¿Perdón?
Vendedor: “ESO” sólo está disponible en nuestra Versión Enterprise.
Funcionario: ¿Qué es una “Versión Enterprise”?
Vendedor: Bueno, tenemos dos versiones de nuestro software: la Versión Community y la Versión Enterprise que tiene más funciones.
Funcionario: Bueno definitivamente necesitamos que haga “ESO”, así que supongo que tendrás la Versión Enterprise es todavía de código abierto, ¿verdad?
Vendedor: Hemos construido una gran comunidad de fuente abierta.
Funcionario: Pero puedo disponer del código fuente de la Versión Enterprise ¿no?
Vendedor: Bueno, no. Elcódigo fuente sólo está disponible para nuestra Versión Community.
Funcionario: No entiendo. No puedo modificar la Versión Enterprise, ¿correcto?
Vendedor: No veo cómo, no le permiten ver el código.
Funcionario: ¿Hay límites sobre cómo puedo distribuir la Versión Enterprise?
Vendedor: Oh sí, le cobraremos una licencia para cada dispositivo sobre el que la use.
Funcionario: ¿Cobrarme?
Vendedor: Sí, ver, hay que entender, hay tres tipos de personas en el mundo del Software Libre. Los que escriben el código, aquellos que pagan por código y los freeloaders. A los que escriben el código los llamamos “nuestra Comunidad”, los freeloaders están ahí porque en el mundo tiene que haber de todo, pero usted pertenece al grupo de los que pagan por el código, que llamamos “clientes”.
Funcionario: Pensé que la filosofía del Software libre era compartir, tanto los costos, los beneficios y las metas, y que el Software Libre ha creado grandes cosas, tales como el kernel de Linux y el servidor web Apache. ¿Cómo se aplica esta filosofía a su producto?
Vendedor: No se puede obtener un buen código a menos que alguien pague por él.
Funcionario: Muy bien, acepto: ¿Cuánto cuesta la Versión Enterprise?
Vendedor: 500$
Funcionario: Eso no es tan mal, pensé que iba a ser …
Vendedor: … por dispositivo.
Funcionario: ¿Qué? ¡Tengo cientos de miles de dispositivos!
Vendedor: Sí, es por eso que lo llaman un conjunto de medidas de estímulo. Estoy estimulado sólo de pensar en ello.
Funcionario: Amigo, esta cosa de código abierto nos va a salir cara. Bueno, ¿Cual es la vida del producto? Al menos podré repartir los gastos entre un par de años ¿no?.
Vendedor: Tal vez no me expliqué bien. La licencia de la Versión Enterprise es de 500$ por dispositivo y año. Trabajamos con un modelo de “suscripción”.
Funcionario: Estoy confundido. Si tengo que pagarle esa cantidad cada año, bien podría seguir comprando las soluciones privativas de IBM y Microsoft de toda la vida.
Vendedor: Si, pero nosotros somos de Código Abierto.
Funcionario: Algunos de sus productos son de Código Abierto, pero parece que existen exclusivamente para conducir a las personas a su rama comercial de productos Enterprise. También Microsoft e IBM tienen algunos programas informáticos de código abierto, de modo que ¿cómo es usted diferente?
Vendedor: Bueno, ponemos “Código Abierto” en nuestra página web…
Posts relacionados:
Open Loquesea
Software “libre” mientras no se pueda cobrar
Clientes que no pagan ni a punta de pistola
Haciendo dinero del canal
Reflexión comunal sobre el Open Source

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en El Software Libre en la Administración. Guarda el enlace permanente.