Los niños buenos del Copyright

El pasado día 12 salió en menéame una referencia a este video en YouTube que, al parecer, pertenece a un proyecto piloto en un colegio asturiano entre cuyos promotores se encuentran la MPAA, Microsoft, la BSA y Telefónica. Curiosamente, el nadie meneó el video ¿será que el remitente tenía mal karma? lo cual me extrañó.
Me parece que los organizadores de esta iniciativa no aprendieron de la historia del difunto Captian Copyright que la agencia Access creó en 2006 en Canadá, quien tuvo una vida bastante efímera porque ni los niños se tragaban el bulo.
Nunca he querido entrar al trapo en la polémica sobre la compartición de obras artísticas vía P2P. Incluso creo que los programadores deberíamos estar más del lado de los autores que de los usuarios, ya que, en definitiva nosotros creamos obras que se comparten, o se piratean, según se mire, igual que los músicos y los cineastas. La única diferencia es que los programadores hemos ideo un paso por delante de la clamorosa demanda social y hemos creado licencias como las GNU y CC que están arrollando con un éxito rotundo.
Sin perjuicio de lo anterior, organizar una campaña de adoctrinamiento en los colegios no me parece nada bien. Se trata de una táctica muy sucia, que confunde a los niños haciéndoles creer que compartir es lo mismo que robar.
Vale que nos llamemos el nombre del puerco entre nosotros por discrepancias sobre quién es un ladrón y quién no. A fin de cuentas la libertad está muy bien, pero es para todo el mundo, lo mismo para los que creen que el P2P es un derecho divino, que para los que piensan que es una tecnología puesta en la Tierra por el demonio. Y para resolver estas diferencias de criterio tenemos los mecanismos democráticos y legales.
Pero es totalmente inaceptable intentar llevarse a las escuelas el campo de batalla de una cuestión que, en el fondo, se reduce a dinero.

Post relacionado: Si eres legal, comparte sin lucrarte (José M. Peláez)

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Patrimonio Común de Innovación. Guarda el enlace permanente.