Mejoras envenenadas

Ángel Medinilla nos puso durante su último curso uno de esos videos sobre el tráfico sin semáforos en ciudades de paises en vías de desarrollo como Hanoi, El Cairo o Mumbay. Donde, por increíble que parezca el resultado final en términos de optimización del tráfico es igual o incluso mejor que en una ciudad plagada de señales.

Eso me hizo reflexionar sobre que yo vivía en un tranquilo barrio residencial de la periferia, hasta que pusieron el Metro. El problema no fue el Metro en sí mismo, lo cual es una buena cosa. Sino que para poderlo rentabilizar construyeron un centro comercial, un polígono industrial y otro barrio entero, ntes estábamos mal comunicados pero ahora ya no hay quien viva. El tráfico de las hora punta ha pasado de lento a infernal, los coches se amontonan mal aparcados encima de las aceras, tanto que he llegado a desear que implanten aquí también el Sistema de Estacionamiento Regulado en la calle y, encima, ahora además hay atascos hasta los sábados por la tarde debido a la cantidad de gente que entra y sale del centro comercial.
Y todo ello porque alguien instaló una “mejora”
Claro que hay quien está aún peor, como los agricultores que compraron semillas genéticamente mejoradas para luego descubrir que no podían replantarlas sin los fertilizantes adecuados ni sin pagar derechos a las empresas de biotecnología o quienes aceptaron planes de desarrollo basados en la explotaión insostenible de acuíferos subterráneos.
Acerca de todo esto, me puse a pensar cuales son los mecanismos de las mejoras envenenadas:
1º) La mejora implica consumir más recursos limitados. El más claro es el petroleo, prácticamente cada vez que se hace nada nuevo, hay que consumir más energía y gastar más petróleo. Hasta que eventualemente el recurso limitado se agota aún más rápido y se produce una crisis peor que la que había inicialmente.
2º) La mejora implica asumir un coste fijo. Es el caso de la sanidad, o de la justicia, donde la construcción de cada nueva instalación implica nuevos gastos perpétuos en dotación de personal y suministros. En software, el coste fijo viene el forma de licencia perpétua que hay que seguir pagando en las condiciones que imponga el fabricante.
3º) La mejora provoca un aumento no lineal de la demanda. Se suele producir cuando la mejora implica algo que la gente desea fervorosamente.
4º) La mejora hace que la gente se vuelva perezosa. Este es el fecto perverso intrínseco de la subvención. Mi madre cuenta la historia de que de niña le regaló un pollito a una amiga, pensaba que lo criaría hasta tener una gallina para comer huevos, pero en lugar de eso, hicieron un caldito caliente y comieron algo de pollo ese día.
5º) La mejora requiere un procedimiento burocrático. Tan complejo que los costes para gestionar la burocracia superan a los beneficios obtenidos por la mejora.
5º) La mejora introduce un organismo alienígena en el sistema. Que es inmune a los glóbulos blancos del mismo y se extiende de forma vírica. El caso más conocido es el de la plaga de conejos importados en Australia.
6º) La mejora tiene objetivos secundarios contradictorios. Esto es típico de los políticos cuando hablan de “apoyar la innovación fomentando el empleo” o “mejorar la economía ayudando a las familias”. A veces dichos objetivos son complementarios, pero la mayoría de ellos, el objetivo que es más populista y produce más réditos políticos se acaban imponiendo sobre el otro.
7º) La mejora roba tiempo. Creo que el ejemplo más vívido ha sido la emancipación de la mujer y su incorporación al mercado de trabajo. Con los derechos adquiridos también ha perdido una valiosa cantidad de tiempo para nutrir a la familia y hacer el rol de madre.
8º) La mejora impide el acceso a algo que la gente desea. Sucedió con la ley seca. O pasa también con los radares de velocidad. Cuando se instalan, la gente empieza comprar sistemas para detectarlos y evitarlos, hasta que al final no sirven para nada. O, peor, acaban comprando el alcohol a ganster con metralleta en vez de hacerlo legalmente en una tienda.
9º) La mejora cambia problemas conocidos por desconocidos. Sucede por ejemplo, cuando te actualizas el sistema operativo, la nueva versión tapa todos los agujeros de seguridad de la anterior, pero, con cada nueva funcionalidad viene también un nuevo agujero del cual nadie tiene conocimiento. De modo que lo único que hace la actualización es cambiar unos agujeros por otros.
Entonces, para diseñar mejoras eficaces deberíamos:
1º) La mejora debe implicar el consumo del menor número de recursos.
2º) La mejora no debe incrementar los costes fijos.
3º) La mejora no debe aumentar la complejidad del sistema.
4º) La mejora debe estar formada por un mínimo de reglas muy sencillas que la gente entienda con claridad.
5º) La mejora debe tener un objetivo, y sólo uno.
6º) La mejora debe producir el mínimo de efectos laterales.
7º) La mejora debe permitir que la gente se auto-organice por sí misma en el mayor grado posible, con el mínimo número de normas impuestas externamente.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Adoptando Sw Libre en una Organización. Guarda el enlace permanente.