La metamorfosis de lo Libre en Abierto

Me comentaba Juantomás hace unos días que no le gustaba mucho la creciente popularización del uso del término “Software de Fuentes Abiertas” como sinónimo de “Software Libre”, y es que ciertamente no es lo mismo.
Nos estamos acercando a una era en la cual, las grandes compañías de software privativo, se han dado cuenta de que, dado que no pueden acabar con el fenómeno del Software Libre, lo mejor que pueden hacer es asimilarlo igual que los Borgs de Star Trek asimilaban civilizaciones enteras.
Matt Asay dice que ahora hasta Microsoft cree en el Software Libre, ofreciendo pseudo Open Source en CodePlex, mientras paralelalemente trata de difundir el FUD de que todo el Software Libre le debe derechos de patentes, y que Red Hat es más vulnerable que nunca a una OPA hostil de Oracle debido a la caída de sus acciones desde 23$ a 15$ en el último cuatrimestre.
Es normal que se produzca cierto re-ajuste en el mercado, y cesen las guerras a tumba abierta entre lo estrictamente libre y lo estrictamente privativo. A fin de cuentas, se dan simultáneamente dos sucesos comprobados:
1º) la situación anterior del mercado de software privativo se había vuelto insostenible debido a la posición abusiva que ostentaban los grandes fabricantes
2º) es prácticamente imposible mantener un negocio sólo con un producto Libre puro y duro en el estricto sentido de la OSI
De modo que en algún lugar hay que encontrar el punto intermedio entre los intereses de los usuarios y las necesidades económicas de los fabricantes.
Hasta ahí muy bien. Lo que sucede es que se está pervirtiendo el Software Libre hasta el punto en el que existen productos presuntamente libres que, en la práctica no se diferencian en nada de un software privativo.
Esto sucede por dos motivos:
1º) Está apareciendo Open Source Comercial donde lo que compra el cliente directamente no es Open Source, sino una variante cerrada de otro producto de la misma marca que si es libre.
2º) Incluso aunque se disponga del código fuente, si éste no está correctamente archivado y documentado, en la práctica no sirve de mucho, porque es más barato volverlo a hacer que aprender cómo funciona.
Una de las peores pesadillas de una empresa de desarrollo es tener que heredar el mantenimiento del código que otra empresa dejó hecho unos zorros. Por eso el código no se mantiene, se cambia. Bien re-escribiéndolo desde cero, bien substituyéndolo por otro producto equivalente.
Y esto no es sólo un fenómeno característico del Software Libre porque, de hecho, para bien o para mal, lo primero que hace una empresa de informática cuando llega a un cliente (si puede) es deshacer todo lo que ha hecho la empres anterior y volver a empezar (típicamente para acabar fabricando lo mismo por el doble de dinero).
Esto de la venta es como los programas de los partidos políticos: ¿Qué los clientes demandan Software Libre? Pues nada, se le pone una maravillosa pegatina que diga “Fuente Abierta” (cualquier cosa que sea lo que eso signifique) ¡y a vender! y el resto de los pequeños y nimios detalles (como el precio y los derechos de uso y redistribución) ya vendrán especificados en la letra pequeña de la licencia.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Desmitificando FUDs, ¿Dónde estamos? ¿Hacia dónde vamos?. Guarda el enlace permanente.