Clima de bonanza en la feria

Estoy en el tren volviendo de Málaga a Madrid. Una camarera me ha puesto un par de bombones, sé que para ella es pura rutina, pero a mi me ha hecho ilusión, hace mucho que no me regalan unos bombones.
El lunes el equipo de Osmius fue el único capaz de cerrar TODOS los bares de Málaga, y esto es importante, porque nunca hay que contratarle ningún desarrollo a un programador que no pueda beber, o compilar, hasta la tres de la madrugada.
Se respira un aire de “vamos bien”, por fortuna el batacazo bancario-inmobiliario no parece haber alcanzado (aún) a la tecnología. Y los emprendedores rezuman optimismo sobre su posibilidades de crecimiento a corto plazo ¿será que son unos optimistas crónicos?
La organización del evento, con Juan Reig Redondo a la cabeza, impecable, como de costumbre, si acaso han pinchado los moderadores, muchos de ellos no habían hecho los deberes. Pero eso es un detalle de menor importancia.
Muchas charlas, quizá demasiadas, con calidad desigual, algunas muy buenas, otras la típica presentación del típico infortunado al que se nota a la legua que le han despachado el marrón de soltar un rollo de propaganda corporativista.
De las que estuve, muy bien preparada la presentación de Raven Zachary director de investigación sobre Sw Libre del Grupo 451. Y luego, por supuesto, las de los amiguetes Alfredo, arrebatador, Daniel, que es mi héroe del “puedo hacerlo, pero sin bravatas”, Olea, ese hombre autodefinido del mundillo friki.
Algunas notas que he tomado en las conferencias sobre Software Libre y PyMEs han sido:
– En la PyME no es posible vender software sin vender previamente un proceso de consultoría de negocio.
– En la PyME el coste inicial es casi el único factor que se valora: “esto me lo hace el vecino por la mitad”.
– En la PyME el sofware de distintos fabricantes no está integrado para nada.
– La diferencia entre las empresas grandes y las pequeñas es que las grandes pagan por la gestión de la complejidad, mientras que las pequeñas buscan soluciones a cosas sencillas.
– Hay que reducir la fricción de entrada de los productos libre en la empresa. Aún son complicados de instalar, demasiado para una empresa carente de técnicos informáticos.
Open Xarxes entrevista a Miguel del proyecto GALPon MiniNo en la III OSWC Málaga 2008.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en ¿Dónde estamos? ¿Hacia dónde vamos?. Guarda el enlace permanente.