Porqué veinte chinos no equivalen a un europeo

Hace pocos días estuve visitando a un amigo y compañero del metal quien está ahora en Malasia por negocios.
Me comentaba que, en su modesta opinión, los chinos sufrirán una crisis económica tras las olimpiadas.

En primer lugar, argumentaba, los chinos han convertido su pais en una inmesa fábrica. Y esa fábrica es como un Diplodocus: un monstruo gigante al que hay que alimentar todos los dias con toneladas de hierba la cual sólo puede salir de los pastos europeos y americanos. Dicho de otra forma, si en Europa la economía cae, los chinos se resentirán inmediatamente de ello.

En segundo lugar, la suma de muchas partes no es lo mismo que una parte única más grande. No es lo mismo 1 Google que 1.000 PyMEs. No es lo mismo un ingeniero brillante que veinte ingenieros estándar. Las cosas de mejor calidad se consiguen empleando menos mano de obra aunque más experta, nunca más gente pero sin especializar. Ahí es donde la ventaja numérica no sirve para nada, debido a que algunas cosas deben pasar necesariamente por el cuello de botella del cerebro de una única persona.

En tercer lugar, los occidentales llevamos aún una ventaja en know-how colectivo. No se puede crear un gremio de la noche a la mañana. No se pueden fabricar por las buenas relojes ni chocolates suizos simplemente tratando de copiar a pies juntillas lo que hacen en aquel pais. El ecosistema en el que nacen y se desarrollan los mejores productos es algo complejo y sutil que depende de que funcione fluidamente la interacción entre muchas personas de alta cualificación. La mayor desventaja actual de los asiáticos son los acabados. Simplemente son incapaces de pulir los productos igual de bien que en Europa. Igual que los japoneses empezaron fabricando cosas de plástico baratas hasta que refinaron sus técnicas productivas, los chinos aún no han alcanzado en general el nivel de calidad de nuestros, ciertamente porque juegan al bajo coste, pero es que por otra parte tampoco saben muy bien todos los trucos de maestro artesano heredados de generación en generación en Europa.

En cuarto lugar, China tiene un grave problema de corrupción política y económica, mucho más grave que cualquier pais desarrollado.

Por último, existen dos fuertes condicionantes culturales: a) la filosofía introspectiva y b) las creencias religiosas. Europa es el continente del debate. Nuestra cultura se desarrolló en las ágoras a orillas del Mediterraneo de la mano de los sofistas y su acercamiento analítico a las cosas. En oriente la cultura se parece más a aquella de las altas montañas, y busca alcanzar la iluminación a través de una comprensión introspectiva e intuitiva de las cosas. Respecto de la religión, creo que los más importante es entender el peso específico que el culto a los antepasados y la integración con la naturaleza tienen en las religiones tradicionales chinas. Aparte de ciertos ritos y cultos taoistas un tanto esotéricos, yo creo que el principal efecto secundario del culto a los ancestros y a la naturaleza es que a muchos chinos no les importa nada que no sea su familia y su entorno inmediato. Es por esto (y por el comunismo) que pueden mantener grandes diferencias sociales dentro de su propio pais sin que la gente rica de Pekín y dell sureste sienta que es un deber moral ser más solidaria con sus compatriotas pobres de China continental.

Post relacionado: Educando a una china o como viene la competencia (Javier J. Navarro)

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en ¿Dónde estamos? ¿Hacia dónde vamos?. Guarda el enlace permanente.