Microsoft y su nueva campaña de interoperabilidad

Lo estoy flipando con el grado de desinformación que ha alcanzado la última campaña mediática sobre Interoperabilidad de Microsoft.
La prensa generalista prácticamente se ha tragado que Microsoft ha visto la luz y, de repente, ha dado un giro estratégico favorable al Software Libre. Nada más lejos de la realidad.
Cierto es que, como dice Juantomás, dejan claro desde el principio que todas las amenazas y chantajes de estos años se van a relajar, pero para mi es más bien como el cambio de táctica del matón mafioso a quien gracias a la justicia la ciudadanía le ha perdido el miedo, y entonces decide lavar su imagen e ir de hombre honrado.
Lo cierto es que la posición de Microsoft sobre la interoperabilidad no se sostenía por más tiempo. La Unión Europea ya les ha multado en dos ocasiones por abuso de posición dominante. Las administraciones están empezando a ser plenamente conscientes de que los documentos públicos deben almacenarse necesariamente en un formato abierto. Y entre los desarrolladores, la opinión sobre Microsoft ha caído en picado hasta situarse entre la indiferencia y la hostilidad sin tapujos.
En contra de lo que han difundido muchos medios. La nueva política de Microsoft no tiene nada que ver con acercarse al Software Libre. Abrir un API no es lo mismo que abrir el código. La política de Microsoft se fundamente en sus 4 principios de interoperabilidad.
1º) Protocolos y APIs abiertos para los productos de Microsoft
Es decir, no más tener que hacer ingeniería inversa de cosas como CIFS.
2º) Soporte para estándares
Principalmente el problema principal de Microsoft en este ámbito es la divergencia entre los estándares web del W3C y las extensiones propias de Microsoft. Lo que está creado problemas cada vez mayores para Internet Explorer.
3º) Portabilidad de datos
En pocas palabras que desde Microsoft Word se puedan leer y escribir documentos en formatos abiertos.
4º) Compromiso de colaboración con terceros
Básicamente, reconocen que, ya que han llegado a la conclusión de que no pueden monopolizar todos los nichos de mercado, no les queda más remedio que cooperar de buena fe con otras empresas y, en particular, con algunas que desarrollan Software Libre.
El objetivo final de estos cuatro principios de interoperabilidad es el de siempre: que Microsoft siga estando presente de forma dominante en más del 90% de los ordenadores de todo el mundo.
No se trata de un movimiento voluntario ni espontáneo. Son cuatro cosas que no les queda otro remedio que hacer, les guste o no, para evitar ser multados, marginados de los comités, excluidos de los contratos públicos y estigmatizados a los ojos de los actores del sector tecnológico.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Desmitificando FUDs. Guarda el enlace permanente.