De redes sociales y el mercado de la confianza

Andábamos en una reunión de pequeños empresarios no hace mucho, en la cual uno de ellos empezó a comentar que su nuevo negocio iba como un tiro. Cuando otro de los presentes le preguntó: “¡Oye! ¿Y como vendeis?” Nuestro amigo respondió sin despeinarse: “¡Toma! Pues vendemos tirando de las tres Pes, Primos, Parientes y Putas”.
A mi una vez me buscó un buen cliente mi peluquera. En serio, llegué a cortarme el pelo y me dijo” “justo acaba de irse un señor que tenía un problema gordo informático que no entendí muy bien, pero le dije que eras muy bueno y su número de teléfono está en el libro de reservas”. El “señor” resultó ser un pez gordo de una empresa aún más gorda, que estaba bastante desesperado con un problema bastante podrido.
Y eso me lleva a la razón nº1 de porqué las redes sociales no sirven para los negocios: porque se empeñan en excluir a mi peluquera.
La regla del dedo gordo es que cuanto más alto está tu contacto menos te puede ayudar. Si eres colega del bedel de La Moncloa ¡enhorabuena! pillarás un contrato de mantenimiento de sus jardines por 10 millardos al año. Si eres amigo personal del jefe del gabinete de la presidencia ¡pégate un tiro! ese hombre nunca arriesgará su cargo mediando en un contrato a tu favor.
Esto es razón nº2 de porqué las redes sociales no sirven para los negocios: porque las personas que más influencia tienen son las que más temen arriesgarla.
Uno de los indicadores de la probabilidad de prosperar en la vida es el número de personas que conoces quienes deberas se jugarían su cuello por ti en caso de necesidad. Pero este tipo de relación tan estrecha es muy difícil de establecer en la red. De hecho, lo más probable es que esas personas que deberas te ayudarían ahora mismo ni siquiera estén dadas de alta en tu nube de contactos.
La razón nº3 de porqué las redes sociales no sirven para los negocios es que las herramientas no implementan bien en realidad ningún caso de uso práctico para algo muy concreto.
Las redes sociales están superpobladas de vendedores y gente a la búsqueda de empleo. Como herramienta para un head hunter son fenomenales. Pero contactos útiles pocos, y contactos que realmente estén dispuestos a mediar en la forma en la que se supone que deberían hacerlo recomendando a alguien, menos todavía. Se sabe inmediatamente cuando ha pasado algo en alguna empresa por el súbito incremento de tráfico en la red social. De modo que quizá habría que acoar el la utilidad de determinado tipo de redes para convertirlas simplemente en sistemas proactivos de búsqueda de empleo.
La razón nº4 de porqué las redes sociales no sirven para los negocios se debe a que los clientes finales viven bombardeados por mensajes comerciales hasta la saturación y lo último que desean tras tanta infoxicación es recibir todavía más informacion en forma de mensajes re-enviados.
Posts relacionados:
¿Crecen las redes sociales temáticas y se estabilizan las generalistas? (Jose A. del Moral)
Borrando de LinkedIn a los buitres (Juantomás)

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Desmitificando FUDs. Guarda el enlace permanente.