¿Necesitamos una GPL para bases de datos?

Mireille van Eechoud y Brenda van der Wal de la Universidad de Amsterdam publicaron a finales de 2007 un estudio sobre creative commons en el sector público holandés referenciado en la lista de distribución de Hipsalinux y el cual me ha llevad a reflexionar, una vez más sobre la necesidadad de un nuevo marco regulatorio global para las bases de datos tanto públicas como privadas.
Desde los chips espía RFID de los pasaportes hasta Carnivore y ECHELON cada día que pasa aunmenta la cantidad de medios electrónicos destinados a recopilar masivamente información no sólo acerca de criminales, sino de toda la ciudadanía.
En nombre de la seguridad, proliferan cámaras de seguridad, dispositivos biométricos y todo tipo de dispositivos destinados a crear bases de datos de todo lo que hacemos.
Sin negar la necesidad de que existan ciertos controles de seguridad, lo que es totalmente inaceptable es la opacidad con la que se implanta y se gestiona la recogida de información.
La inmensa mayoría mayoría de las personas que tienen un pasaporte ignoran que llevan consigo un dispositivo que permite a cualquier hacker medianamente capacitado quienes son y dónde están en cada momento. Y, si estas herramientas son la panacea del espionaje, también lo son del contraespionaje si su tecnología cae en manos de criminales.
Es absolutamente perentorio que aparezcan regulaciones que obligen a los gobiernos a declarar cual es la información de que disponen acerca de los ciudadanos y para qué pretenden utilizarla.
Cuando se habla de automatizar la administración pública, por un lado me alegro de que se interneticen los trámites, pero por otro lado siento escalofríos al pensar que las cámaras de tráfico estén directamente conectadas vía web con mi cuenta bancaria y, cual si de peaje se trataran, lleguen a ser capaces de cobrar ipso facto cualquier infracción por nimia que sea.
En España la LOPD es una ley que se ha demostrado excesivamente compleja, contradictoria e ineficaz para solventar los problemas asociados al spam y a la pérdida de privacidad.
Pero, más hallá de eso, existe una desinformación total acerca de la naturaleza de los datos que recopilan las empresas privadas y las administraciones públicas.

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en El Software Libre en la Administración. Guarda el enlace permanente.