Simplicidad y Emociones

Hace tiempo que creo que el gusto por las tendencias zen en el diseño moderno se debe a la necesidad de compensar en lo estético la complejidad creciente del mundo actual.
Lo mismo que las épocas de escasez favorecieron el gusto por las formas voluptuosas y barrocas, en nuestro tiempo buscamos en la apariencia de las cosas algo que nos proporcione la ilusión de que podemos aún aprehender la esencia de las cosas sin morir ahogados en una miriada de inter-relaciones y detalles.
De entre las lecturas de este verano, he decidido traerme al blog en primer lugar Las leyes de la simplicidad de Jhon Maeda. Un profesor del M.I.T. que nos ofrece en un libro breve y conciso (gracias Jhon) unas pocas gotas destiladas sobre qué hace a las cosas aparentemente simples.
Una de los conceptos del libro que me ha llamado la antención es que, si bien la gente tiene tendencia a preferir los diseños simples sobre los complejos, una vez que el diseño se ha simplificado hasta el máximo, entonces los propios usuarios lo complican para añadirle una carga emocional. Es el caso de los accesorios y complementos que se venden para personalizar gadgets como el iPod o los teléfonos móviles.
Siempre me ha molestado un poco la tendencia excesiva de Microsoft a implementar a pies juntillas los preceptos de las leyes de la simplicidad. Por ejemplo, una ley conocida desde hace mucho dice que cuantas menos opciones tenga a su disposición, menos confuso se sentirá el usuario. En los mandos a distancia, por ejemplo, dicha ley se aplica introduciendo tapas que ocultan los botones menos usados. El problema de Microsoft es que tiene la sana costumbre de esconderte las opciones de menú, los iconos y, en general, todo aquello que está en el producto porque tiene que haber de todo pero que ellos piensan que no vas a realmente a utilizar.
Me pregunto si en parte ha pasado lo mismo con Linux, que los usuarios han vestido la simplicidad del producto de una carga emocional que ninguna empresa puede añadir.
Me quito el sombrero por las ideas de Apple, quienes, tras lograr un diseño de iPod casi transparente, añadiron la opción de que le agregases tus emociones grabando una frase en el reverso del aparato.
Está claro ya desde hace tiempo que la siguiente gran era del marketing no será ganar la cabeza de las personas sino ganar sus corazones. Y en ese terreno los partidarios del Software Libre, no perderemos nunca batalla alguna.
Comentario de Xabi del Rey:
Me ha encantado Las leyes de la simplicidad. Siempre he tenido tendencia a la simplificación y me ha parecido que en general en occidente tenemos esa mala costumbre de complicarnos la vida. En agosto he viajado a Japón, donde he podido conocer una cultura totalmente diferente. Bueno, el caso es que afectado probablemente por las ideas que me he encontrado allí, el zen, por ejemplo, he retomado esa predilección por la simplicidad. encontré el libro en una librería por casualidad y fue una necesidad comprarlo :P
El libro es un primer intento, a mi entender, de poner unas pautas al proceso de simplificación y a la simplicidad en sí misma, sin embargo, y es la crítica que quería hacer del libro en el blog a modo de comentario, he visto la necesidad de leer el libro en inglés debido a la traducción al español… supongo que habrás visitado lawsofsimplicity.com, y te habrás dado cuenta de que merecerá la pena leer a John Maeda en inglés.
xabierdelrey.wordpress.com

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Casos Prácticos. Guarda el enlace permanente.