Open Loquesea

El pasado 15 de junio el equipo de Joomla! hizo público que, tras un largo debate la próxima release 1.5 seguirá fiel a GPL renunciando a otorgar otras licencias que permitan fabricar variantes propietarias del producto.
De un tiempo a esta parte hay un debate, no exento de acaloradas opiniones, sobre lo que es Open Source y lo que son sucedáneos oportunistas
Chris DiBona argumenta que las licencias como la de SugarCRM o la de Openbravo que requieren atribución en cada pantalla mediante mini-banners “Powered by” no son auténticas licencias libres porque limitan la libertad de licenciatario de una forma inasumble.
Algunos forks de SugarCRM como vtiger o SplendidCRM tratan de dar vueltas de tuerca a la licencia SugarCRM Public License (SPL) para sacar dinero de las extensiones o de algún otro lugar. En la página de inicio de vtiger hay un claim que dice “Obtenga Open Source Honesto: vtiger CRM” ¿Señal de que creen que lo que diferencia a su producto es su licencia? La licencia de SplendidCRM prohíbe expresamente modificar el código fuente.
Quizá el caso más flagrante es el de CentricCRM que, pese a ser el miembro líder de una agrupación denominada Open Solutions Alliance, tiene una licencia Centric Public License que dice:
Se permite usar, copiar, modificar o hacer trabajos derivados sólo para uso interno. Se prohibe redistribuir el código y re-licenciar derivados, tanto como software como servicio.
Nosotros mismos también nos llevamos lo nuestro con la HGPL de hipergate cuando nos dieron de baja del directorio de Software Libre FSF/UNESCO por incluir lo siguiente:
El licenciatario deberá proporcionar un mecanismo de copias de respaldo y recuperación de datos que garantice al propietario de la información la recuperación inmediata de la misma en el caso de ser solicitada.
La incluímos porque había gente que efectivamente secuestraba los datos de los clientes alojados en un servidor que corría hipergate y en aquel momento nos pareció una condición bastante lógica, pero también fue vista por la FSF como una restricción que invalidaba la pureza Open Source del producto.
Yo puedo entender y aceptar como Open Source variantes en la línea de la licencia de atribución SPL. Quizá un banner en todas y cada una de las páginas es excesivo (nosotros en hipergate sólo lo requerimos en la página de inicio) pero a fin de cuentas la libertad es para todos, incluída la libertad de ponerle a tu producto los términos de licencia que quieras y, al que no le gusten, que se busque otro.
Lo que no es aceptable es vender como Open Source productos que no se pueden redistribuir.
También opino que probablemente se una energía en detalles de las licencias que podría emplearse en mejorar el producto. Los productos que mejor funcionan en el mercado no tienen licencias enrevesadas.
Hay demasiadas licencias propietarias (casi una por cada producto) y eso siempre mucha confusión. Es hora de simplificar, de estandarizar. De llegar a un consenso sobre 8 ó 10 modelos de licencia (yo no creo que hagan falta más) y usar todas las mismas para generar confianza y dar un mensaje coherente a los usuarios.
Post relacionado:
Vuelta al modelo de negocio de licencias

Compartir:
  • Twitter
  • Meneame
  • Facebook
  • Google Buzz
Esta entrada fue publicada en Entorno Legal del Software Libre. Guarda el enlace permanente.